Coche familiar, la conquista del espacio

Cuando llega un bebé, muchos padres se plantean cambiar su automóvil por uno más grande y más familiar. Si es tu caso, ¿en qué has de fijarte?

El 63% de los padres recientes se plantean cambiar de coche tras la llegada de su primer hijo.

La capacidad del maletero (mínimo 350 L, para hacer frente a los enseres del niño), el número de asientos isofix o i-Size, la seguridad activa y pasiva del vehículo, la confortabilidad, la tecnología multimedia y las prestaciones suelen ser factores que determinan la elección del coche, especialmente para la nueva madre de familia.

¿En qué se fijan ellas?

Además de lo anterior, valoran que tenga asistencia a la conducción y al aparcamiento, sistemas de seguridad (número de airbags, freno anticolisión, sensores, radares de proximidad, etc.), amplia apertura de puertas traseras (muchas veces van cargadas con el cuco o el Grupo 0+ del niño) y fácil acceso al portón trasero (todo lo que facilite la carga y descarga).

A los tradicionales vehículos familiares (berlina, monovolumen, SW) les ha salido un serio competidor: el SUV (sport utility vehicle). Un vehículo de mayor altura de conducción, ligero pero robusto, muy confortable, con muchas prestaciones, gran maletero y muy apreciado por las mamás.

Para ver los nuevos y más interesantes modelos, entra en Galería de coches familiares 2016.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas compras