Decorar una habitación de niño

Tu hijo ha empezado el cole, se siente mayor y habéis decidido cambiarle la habitación. ¿Lo mejor? Retirar los detalles de su época de bebé y convertirla en un campo de juegos.

Mira cómo cambia todo si sustituyes el azul celeste, por azul marino y adaptas una portería, de quita y pon, con ayuda de velcro, a una mini litera. Después, coloca sus coches, su balón y sus accesorios deportivos de forma estratégica. Los va a tener en su habitación, sí o sí, así es que es mejor buscarles una ubicación adecuada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los muebles y paredes en blanco también suponen una buena opción para decorar una habitación de niño. Si quieres aportar un poco de color, puedes colocar en la pared un friso de madera natural o pintada hasta media altura o poner papel pintado en la pared del cabecero. Las rayas verticales son perfectas para aumentar el espacio visual en altura.

Completa la decoración con cojines y edredones muy vistosos, que te permitan variar el estilo de su cuarto cada cierto tiempo, y con algunos muebles de colores. Estos los puedes encontrar en www.portobellostreet.es.

Cuando el niño tiene que compartir la habitación con otro hermano y no hay espacio para colocar dos camas en paralelo, puedes proponerles, una cama nido o literas. Es éste último caso el más pequeño ha de ir en la de abajo, para que pueda levantarse con facilidad en caso de necesidades nocturnas.
El que se incorpora a la habitación, tendrá que ceder el protagonismo de la decoración del cuarto al hermano mayor. Aunque siempre puede haber un punto intermedio. En esta habitación compartida domina el celeste, aunque el mobiliario y los detalles de la decoración se dejaron a gusto del hermano mayor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Seguro que con estos ejemplos, te llega la inspiración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas compras