Ideas para decorar una habitación de niña

Vas a quitar la cuna de la habitación de tu hija y quieres darle otro aire a su cuarto, con una camita. Aquí tienes ideas para inspirarte.

Quizá te estés planteando pintar y cambiar la decoración de su cuarto. Perfecto, pero ten en cuenta que tu hija tendrá mucho que decir. Antes de ponerte manos a la obra, te recomendamos que recargues tus niveles de paciencia. ¿Por qué te decimos esto? Porque tu hija querrá participar y aunque tú pretendas lo contrario, casi todas las niñas pasan por la fase del rosa. Seguro que es su color favorito y lo quiere incluir en todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque tú no lo soportes, te proponemos que abras un poco la mente. Mira este ejemplo de habitación, en la que con unos cuantos detalles salpicados aquí y allá, el resultado es muy equilibrado. Edredón, plaid y cubrecanapé, galletas para las sillas, cojín para sentarse en el suelo y cajas de almacenaje, en rosa chicle. Los muebles como las sillas, la mesa, las puertas del armario y las estanterías han de ir en blanco para no sobrecargar el ambiente.

Otra opción es dejar el rosa solo para accesorios. Puedes encontrar estas propuestas en Portobellostreet.es.

Si por nada del mundo quieres sucumbir al look rosa total, pinta la pared del cabecero de su cama con un zócalo rosa o decora una de las paredes con un gran motivo, como este círculo. Completa con unas cortinas y cojines coordinados y pon el resto de los muebles en color madera o blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si no dispones de muchos metros en la habitación, es mejor que el color dominante sea el blanco, tanto en las paredes como en los muebles. Deja el rosa para cojines y tapizados. Opta por una cama nido, que puedas utilizar si se queda alguna amiga a dormir y una butaca para que puedas leerle con comodidad el cuento de todas las noches o para dejar su ropa del día siguiente. La zona de juego, cúbrela con una alfombra.

Te proponemos otra idea con muebles en blanco y pequeñas pinceladas de vichy rosa fresa en los cojines, en las cortinas y en el plaid. Un detalle a tener en cuenta: si las cortinas o los visillos son ligeros, la luz del sol al pasar por ellos inundará la habitación de un ambiente rosado y toda su cuarto se verá envuelto en este color. Así no tendrás que pintar ni claudicar ante él.

¿Con qué opción te quedas?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas compras