Los primeros zapatos del niño para andar

Ahora que tu hijo empieza a dar sus primeros pasos es más importante que nunca que le pongas zapatos de buena calidad. Si se los compras malos corres el riego de que le rocen y le hagan adoptar vicios posturales.

image
D.R.

La elección del calzado del bebé no debe hacerse a la ligera, siempre hay que comprarle zapatos de calidad, ya que es la única manera de mantenerle a salvo de rozaduras y de la sudoración excesiva; es la clave para conseguir que el pequeño pueda hacer libremente el juego del pie y pueda apoyarse bien en el suelo y desplazarse sin dificultades (reptando, gateando o andando), sintiéndose a gusto y totalmente seguro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pautas para elegir bien los zapatos del niño

Pero comprarle unos buenos zapatos es todavía más importante cuando el niño empieza a utilizarlos más; es decir, cuando comienza a dar los primeros pasos. Y es que si son malos, además de incomodarle, pueden afectar al desarrollo natural de sus pies y hacerle adoptar vicios posturales al andar.

Tenlo muy en cuenta y a la hora de elegir los primeros zapatos para andar de tu pequeño asegúrate de que...

  • Son flexibles y ligeros, aunque lo bastante duros por detrás para mantenerle sujetos los tobillos y evitar que se le tuerzan, y también por delante, para que si el pequeño se pone de puntillas pueda seguir manteniendo el equilibrio y no se caiga.
    • Están fabricados con piel, nobuk u otros materiales de calidad, que permiten la transpiración de los pies y no le hacen rozaduras.
      • En su interior llevan una lengüeta para ajustárselos bien y una plantilla anatómica que le mantiene el pie estable y además favorece la formación de su arco plantar.
        • Tienen la suela antideslizante, para prevenir resbalones y caídas.

          Ve con tu hijo a comprarle los zapatos

          Lo ideal para no equivocarte al comprar los zapatos a tu hijo, además de comprobar que reúnen las características anteriores, es ir a la zapatería con él por la tarde, que es cuando se tienen los pies más dilatados por el calor y por llevar gran parte del día trajinando de aquí para allá.

          Pruébaselos, dile que se ponga de pie y mete uno de tus dedos por detrás. Si te cabe sin dificultad y tu pequeño se siente cómodo con ellos puedes comprárselos, porque son justo de su número.

          Recuerda que no debes comprarle zapatos más grandes de lo que precisa, con idea de que pueda utilizarlos más tiempo, porque se le saldrán a menudo y le restarán confianza al andar.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          ¿Qué tipo de calzado pueden usar los niños pequeños?

          Para que tu hijo se sienta cómodo al andar, tan importante es ponerle unos zapatos de calidad como elegir un tipo de calzado adecuado a esta etapa del desarrollo en la que se encuentra, en la que aún no sabe andar bien.

          Puedes ponerle zapatos cerrados y zapatillas deportivas, pero de momento olvídate de las chanclas, los zuecos y las sandalias sin tira posterior, porque es seguro que tropezaría y muy probablemente se caería con ellos.

          Tampoco son adecuadas para él las botas tobilleras, porque no le permiten hacer bien el juego del pie. En cuanto a las botas de agua, si le compras unas deben ser de muy buena calidad, porque la mayoría dificultan la transpiración, y procura que estén forradas, para que no se le queden los pies fríos.

          Consejos sobre los zapatos de los niños

          • No debes comprar más de tres pares de zapatos del mismo número a tu hijo, porque se le quedarán pequeños enseguida. En general, a los niños les crece el pie medio número cada dos o tres meses hasta los 2 años. A partir de entonces ganan medio número cada tres o cuatro meses.
            • Rechaza los zapatos heredados. Aunque sólo estén algo deformados, pueden dañarle los pies.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Buenas compras