Sofá GRÖNLID de IKEA
IKEA

Con la llegada del invierno, los salones se convierten en el punto de reunión familiar por excelencia. Y es que la mejor forma de mantener a los niños vigilados mientras los padres se toman un respiro, es creando un espacio de recreo dentro del mismo salón. No obstante, resulta fundamental prestar atención a pequeños detalles que refuercen la seguridad de los pequeños.

OJO CON LAS ESQUINAS

Uno de los accidentes caseros más típicos (y más dolorosos) son los golpes contra las esquinas de los muebles. Para evitarlos a toda costa, lo ideal es no elegir mesas de materiales frágiles y cortantes como el cristal, y optar por sofás con cojines amplios que huyan de la rigidez, como GRÖNLID. De esta forma, los niños podrán saltar a sus anchas sin miedo a hacerse daño, y habrá espacio suficiente para acoger a todos los miembros de la familia. 914 €.

Además, te interesa saber que en IKEA te ofrecen 365 días para probar tu nuevo sofá y si no te convence, te lo cambian.

IKEA

JUGAR EN UN ENTORNO CÁLIDO

La manera más sencilla de acatarrarse es jugando en un ambiente frío, y como los niños son amantes de sentarse por los suelos, ¡el riesgo se multiplica! Por eso te recomendamos que elijas, o bien una moqueta, o bien una alfombra gruesa y blandita como LINDELSE (129 €) que les mantenga calientes, y de paso, que amortigüe los ruidos garantizando tu descanso.

Pero si quieres conseguir el doble de relax, también puedes añadir un chaiselongue al sofá. Tus piernas lo agradecerán, y cuando no lo utilices, se convertirá en un espacio de juegos ideal para los peques.

Muchos sofás de la familia LANDSKRONA cuentan con reposabrazos móviles, por lo que acoplar un chaiselongue (o dos) será coser y cantar. 400 €.

IKEA

LA BATALLA DE LAS MANCHAS

Otro de los accidentes más típicos (aunque nada grave comparado con los golpes), es manchar el sofá con todo tipo de líquidos o pinturas. No falla, es ponerse a merendar y... ¡zas! El zumo chorreando por los cojines.

Para que los padres puedan respirar tranquilos y despreocuparse al máximo, lo mejor es disponer de fundas removibles y lavables en el sofá. ¿Que al niño le ha dado por hacer un Picasso en el asiento? No pasa nada, ¡lavadora y solucionado!

El sofá LIDHULT, además de una funda que se puede quitar y lavar a máquina, y 10 años de garantía, también tiene el respaldo alto y un apoyo óptimo para el cuello. 1.049 €.

IKEA

MANUALIDADES SUPERVISADAS

En lugar de que los niños pinten y dibujen a solas en sus dormitorios, crear una zona de manualidades en el salón hará que se sientan acompañados, mientras los padres les echan un vistazo y disfrutan de su tiempo libre.

No importa que el espacio sea reducido, solo necesitas un par de trucos de distribución y... ¡listo! Para empezar, elige un sofá modular como KUNGSHAMN (478 €), ya que al poder utilizar los asientos de forma independiente, será mucho más funcional.

Lo siguiente es darle forma a la zona de manualidades con una mesa (29,99 €) y una silla (15,99 €) adaptadas a su estatura. Las de la familia MAMMUT son muy fáciles de montar y han sido diseñadas especialmente para ellos.

Ahora solo tienes que relajarte, ¡y dejarles explorar su creatividad!

IKEA

ORDEN A RAYA

¿Cuántas veces has tropezado con los juguetes de los niños, y cuántas veces has maldecido no tener un lugar en condiciones donde guardarlos? Si los dedos de ambas manos se quedan cortos para contarlas, necesitas solucionarlo antes de que alguien termine con la pierna escayolada. ¡Te contamos cómo!

Para que los juguetes estén siempre recogidos pero los peques puedan acceder a ellos sin problema, deja libre la zona inferior de la estantería y utiliza cestos y cajas para guardarlos. No solo ganarás en funcionalidad, sino que también lograrás un bonito efecto estético.

Otra opción estupenda es elegir un reposapiés con almacenaje. Por un lado, tus piernas se mantendrán descansadas mientras ves la televisión, y por otro, los juguetes estarán fuera de la vista y de todo peligro. La serie VIMLE cuenta con sofás (449 €) y reposapiés (145 €) a juego. Además, en IKEA te ofrecen 365 días para probar tu nuevo sofá, y si no te convence, te lo cambian.

IKEA

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Buenas compras