Recetas fáciles de Navidad para toda la familia

La comida o cena navideña tiene que ser especial, pero no complicadísima. Si cocinar no es tu fuerte y te toca hacerlo, estas recetas son perfectas. ¡Para niños y mayores!

Recetas fáciles de Navidad
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tartaletas de gulas

Unta ligeramente 12 moldes de tartaletas con aceite de oliva y hornea hasta que empiecen a dorarse. Limpia y pica finos un puerro y una zanahoria y ponlos a pochar. Incorpora un poquito de nata líquida y deja reducir. Dora unas gulas con un ajito, añade a las verduras, rellena las tartaletas y sirve.
Nos gusta porque...
Es un bocado ligero, pero increíblemente nutritivo, rico en proteínas de alta calidad, vitaminas, minerales y fibra. ¿Hay quien dé más?

Canapés gourmet

Corta en cuadrados 6 rebanadas de pan de molde y extiende sobre ellas mayonesa y rodajas de aguacate. Espolvorea con cebolla frita.

Otra idea: mezcla en un bol dos cucharadas de queso crema con una cucharadita de queso parmesano rallado. Extiende salsa pesto sobre el pan de molde, unta la mezcla anterior por encima y espolvorea piñones (bien picaditos si lo van a tomar niños pequeños, para evitar atragantamientos).
Nos gusta porque...
El aguacate tiene multitud de vitaminas (grupo B, K, C...) y aporta fibra y grasas “buenas”. Una gran forma de que los niños tomen un aporte extra de fruta.

Croquetas sorpresa

¿Por qué sorpresa? Porque puedes rellenarlas de lo que quieras. Por ejemplo, de queso (suave para los niños, azul para los mayores). Haz una bechamel y cuando esté casi lista desmenuza el queso e incorpóralo. Deja cocinar dos minutos más sin dejar de remover, salpimenta y retira. Deja atemperar la masa y haz bolitas. Pásalas por huevo y pan rallado y fríe hasta que estén doraditas.
Nos gusta porque...
Es una receta muy rica en calcio y a la que ningún niño podrá renunciar. ¿A quién no le gustan las croquetas?

Hojaldritos de merluza

Rehoga cebolla cortada en juliana en aceite de oliva. Añade jamón en taquitos y la merluza en dados. Salpimenta y deja cocinar. Extiende el hojaldre y divídelo en cuadrados. Reparte el salteado de pescado sobre ellos y dóblalos, dejándolos cerrados. Pincela con huevo batido, espolvorea semillas de amapola y hornea 10 minutos a 200 ºC.
Nos gusta porque...
Es una receta sencilla y a la vez original. Y ofrece una combinación nutritiva excelente: las proteínas del pescado, los carbohidratos del hojaldre, las vitaminas de la cebolla...

Brazo ligero

Haz un puré de patata clásico, con leche, mantequilla y patata (también puedes usarlo de sobre). Interesa que quede espeso. Una vez frío, extiéndelo sobre papel film hasta tener una capa gruesa y lisa. Pela y pica un puerro y corta varias salchichas en láminas. Extiende mayonesa sobre el puré y sobre ella el puerro y las salchichas. Enróllalo dando forma de brazo y gratina hasta que esté dorado.
Nos gusta porque...
El puré de patata está riquísimo, aporta hidratos de carbono y es rico en calcio y en potasio. Esta receta es muy versátil, porque puedes rellenarlo de los ingredientes que más os gusten: prueba también con champis, pepinillos, zanahoria...

Caldereta de Navidad

Trocea en tacos generosos lomo de ternera, salpimenta y saltéalos en una cazuela grande. Pela y pica una cebolla e incorpórala. Riégalo con brandy (tranquila por los niños, el alcohol se evaporará) y deja cocinar unos 10 minutos. Pela y trocea unas castañas, añádelas a la olla e incorpora un litro de caldo de carne. Deja cocer a fuego lento hasta que el lomo esté bien tierno. Retira del fuego, deja reposar unos 5 o 10 minutos y sirve.
Nos gusta porque...
La carne magra es pura proteína, muy energética, rica en hierro, en zinc y en vitamina B12. Las castañas también aportan gran cantidad de minerales y una buena dosis de fibra.

Lomos de gallo y hortalizas

Pide al pescadero que te saque bien limpios los filetes de los gallos. Ya en casa ponles sal, pimienta y eneldo al gusto. En una sartén con abundante aceite de oliva fríelos (previamente rebozados en harina) hasta que estén dorados. Pela y pica en juliana distintas verduras: cebolleta, tomates cherry, calabacín, zanahorias... Alíñalas con aceite, vinagre y sal. Sírvelas como acompañamiento a los gallos.
Nos gusta porque...
Este plato se hace en tiempo récord, es fácil y el resultado delicioso. A los niños les gustará la suavidad del pescado, y el plato es una gran fuente de vitaminas y de fibra.

Peras en hojaldre

Pon una cazuela al fuego con 4 peras peladas (deja el rabito) y añade medio litro de agua, una vaina de vainilla y una cucharada de azúcar. Deja cocer hasta que las peras estén tiernas, escurre y reserva el almíbar de la cocción. Corta una lámina de hojaldre en tiras y envuelve con él las peras haciendo círculos desde la base. Pinta las peras con huevo y hornea hasta que el hojaldre se dore. Sirve con el almíbar.
Nos gusta porque...
Aunque el hojaldre añade calorías, su combinación con las peras ofrece un sabor muy original. Esta fruta estimula la digestión y ayuda al tránsito intestinal. Además, es una gran fuente de potasio.

Piruletas de uva
Hearst

Derrite 100 gramos de chocolate fondant y añade una cucharada de mantequilla. Mezcla muy bien hasta obtener una masa homogénea. Pincha las uvas (conviene que sean más bien grandes) en palitos de repostería y báñalas en el chocolate fundido. Espolvorea con almendras bien picaditas y deja enfriar en la nevera hasta servirlas.
Nos gusta porque...
No hay una fruta más navideña que las uvas. Y no hay forma más divertida de tomarlas que esta. Las uvas, además de aportar mucha fibra, son antioxidantes, al igual que el cacao, que además... ¡combate el estrés!

Roscón de chocolate

Mezcla 450 g de harina de fuerza con ralladura de limón y naranja, 100 g de azúcar glas y 80 g de cacao. Añade 1 dl de leche, 2 huevos, 20 g de levadura y amasa. También 100 g de mantequilla, 1 cucharadita de sal y 4 de agua de azahar. Amasa y deja que doble su voumen. Da forma de roscón, pinta la superficie con huevo y decora con naranja y almendras. Hornea hasta que esté cocido.
Nos gusta porque...
La receta es muy calórica, sí, pero el secreto está en disfrutarla en pequeñas porciones. Es muy energética, por lo que para combatir el frío invernal va perfecta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo