Ideas de merienda-cena para niños

¿Te cuesta que el niño cene bien? La solución puede estar en optar por una merienda cena. Con estas que te proponemos seguro que aciertas.

image
Hearst
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rollitos de salmón + un yogur adornado con frutos secos

Mezcla medio aguacate con queso cremoso y haz rollitos con el salmón (si al niño le gustan la cebolla y el pepinillo puedes añadirlos). Para completar esta merienda-cena ofrécele un caldo casero desgrasado. De postre, yogur con frutos secos molidos (sólo si tiene más de 18 meses, son muy alergénicos).
Nos gusta porque...
El salmón es un pescado azul rico en vitaminas liposolubles como la vitamina D, además de ser fuente de calcio y de ácidos grasos esenciales (pero recuerda que al ser un alimento con alto contenido en sal no conviene que lo tome más de una vez a la semana). El queso aporta calcio a la dieta de tu hijo y los frutos secos resultan energéticos y contienen vitaminas, minerales y, la mayoría de ellos, ácidos grasos omega 3, buenos para el cerebro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Patatas súper rellenas + macedonia

Asa dos patatas medianas en el horno sin quitarles la piel, vacíalas un poco con ayuda de una cuchara y haz un puré con la pulpa y un chorrito de aceite de oliva. Añade queso fresco y jamón York bien picadito, mezcla todo y rellena las patatas; pon encima de cada una un huevo y mételas al horno hasta que se hagan. Y de postre dale una macedonia de frutas aliñada con zumo de naranja.
Nos gusta porque...
Estas patatas aportan vitaminas B y C, hierro y calcio y proteínas; son un plato completo. Y con la macedonia aportamos más vitaminas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ensalada multicolor + queso con membrillo + una pera

Acompaña una ensalada variada (lechuga, tomate, maíz... ) con una tostada con dulce de membrillo y queso fresco. De postre, pera.
Nos gusta porque...
La ensalada es muy rica en vitaminas, el dulce de membrillo resulta fácil de digerir y contiene fibra, vitaminas y minerales (eso sí, tiene mucho azúcar, dale un trozo pequeño y no más de una vez por semana). El queso le aporta calcio; las tostadas, hidratos de carbono. Y con la pera obtiene fibra, vitaminas, potasio...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Huevos al plato + pisto + arroz + yogur

Prepara un pisto con tomates, calabacín y berenjena, que suelen ser bien aceptados por los niños. Coloca un huevo encima y hornea hasta que se haga. Acompaña con arroz hervido rehogado con aceite de oliva. Y de postre, fruta o yogur.

Nos gusta porque...
Este plato aporta vitamina B12, proteínas de alta calidad e hidratos de carbono. Como es una merienda-cena abundante, espera para darle el postre (un vaso de leche, una pieza de fruta o un yogur) hasta que esté a punto de acostarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salchichas + puré de patata + una naranja

Prepara unas salchichas de carnicería y acompáñalas con un puré de patata casero, aliñado con aceite de oliva, y con guisantes y zanahorias hervidos. Una naranja cortada en trocitos pequeños completará muy bien esta merienda-cena.
Nos gusta porque...
Es un plato completo que le aporta las proteínas vegetales de los guisantes, los hidratos de carbono y la fibra de la patata y la proteína animal de las salchichas, además de vitaminas D y E.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tortilla de aguacate + un yogur batido con frutas

Tritura un cuarto de aguacate, mézclalo con un huevo batido y fríe en una pizca de aceite. Acompaña esta tortilla con un poco de pasta hervida aliñada con aceite de oliva y, de postre, ofrece al niño un yogur batido con trocitos de pera y plátano.
Nos gusta porque...
Esta merienda-cena le aporta mucho calcio (en el yogur y el aguacate), esencial para que sus huesos estén fuertes; proteínas de calidad (en el huevo), carbohidratos (en la pasta) y vitaminas, en las frutas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tomates rellenos + fiambre de pollo + leche

Vacía un tomate y mezcla su pulpa con un poco de atún, unos palitos de cangrejo desmenuzados y un chorrito de aceite de oliva. Rellena el tomate con la mezcla. Para preparar el fiambre de pollo, mezcla carne picada de pollo, huevo, jamón serrano picado y un poco de leche evaporada; haz un rollo y ponlo en el horno hasta que se haga. Es un plato que se toma frío y que puedes dejar hecho. De postre dale leche.
Nos gusta porque...
Además de vitamina C y antioxidantes, este menú le aporta ácidos grasos esenciales procedentes del atún, buenos para el corazón. Y el fiambre contiene proteínas y calcio. Puedes dejar el postre (el vaso de leche) para que lo tome justo antes de acostarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paninis + batido de plátano y fresa
Hearst

Prepara un panini casero: corta una rebanada grande de pan: cubre con tomate frito, queso y champiñones y hornea durante unos minutos. De postre puedes ofrecerle un batido de plátano y fresa.
Nos gusta porque...
Con este sencillo plato le proporcionas la cantidad necesaria de hidratos de carbono que necesita para reponer la energía gastada durante el día. El queso ayuda a completar la necesidad de calcio diaria. El tomate aporta vitaminas. Los champiñones, proteínas y minerales. Y con el batido introduces más leche en su alimentación sin descuidar la ingesta de fruta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo