Ideas de desayuno para niños pequeños

Cuando prepares el desayuno debes tener en cuenta la edad del niño, su forma de comportarte ante la comida, la época del año... Estas propuesta te ayudarán a acertar.

Desayunos para niños
Hearst
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para las mañanas frías

1/2 vaso de compota de manzana y uvas o un vaso de zumo de naranja + 1 vaso de leche calentita chocolateada con cacao en polvo y 1 tostada pequeña de pan con aceite de oliva.

Un desayuno que gusta mucho a los niños que comen bien y también a los que rechazan el zumo natural o la fruta fresca por su acidez. La compota templada es más apetecible en los días fríos y el zumo, muy fácil de tomar.

Qué aporta

El pan, hidratos de carbono, energía para afrontar el día. Y el aceite de oliva (mejor si es de oliva virgen), vitamina E, estupenda para la piel, y ácido oleico, con función cardioprotectora. La naranja, vitamina C y si le das compota de manzana y uvas, fibra y multitud de vitaminas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para bebés que empiezan con papillas

Medio vaso de zumo de naranja + un bol de papilla de leche (de la que esté tomando el bebé) con cereales.

Éste es un desayuno para los niños que toman papilla de cereales y comienzan a desayunar ya en taza y con cuchara.

Qué aporta

Desayuno rico en hidratos de carbono, que dan energía: la que contiene la fruta y la leche (fructosa y lactosa) se gasta más rápido que la de los cereales, que le durará más tiempo. La leche aporta proteínas y calcio, necesario para su crecimiento. Y los tres alimentos son fuente de vitaminas y minerales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para bebés

1 vaso de zumo de zanahoria y naranja + 1 vaso de leche (de la que tome el pequeño) con cereales de desayuno o con 2 o 3 galletas redondas.

A los bebés que empiezan a desayunar sin papilla al principio les suele costar aceptar la leche en vaso, pero al añadirle los cereales la aceptan mucho mejor.

Qué aporta

La zanahoria es rica en carotenos y la naranja (también puedes hacerlo con mandarina) en vitamina C. Ambos son antioxidantes que le ayudan a mantener fuerte su sistema inmunológico.

Las galletas y los cereales de desayuno aportan energía en forma de hidratos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para niños amantes del cacao

1 vaso de leche con cacao + 1/2 vaso de zumo de manzana o de naranja + 2 o 3 puñados de cereales de desayuno.

¿Una idea que encantará a tu hijo? Que el cacao que añadas a la leche haga grumitos.

Qué aporta

La manzana aporta fibra de excelente calidad y la naranja vitamina C. El cacao contiene flavonoides, antioxidantes que protegen frente a enfermedades cardiovasculares, y aminas, que mejoran el estado de ánimo.

Los cereales de desayuno, además de aportar mucha energía, son fuente de vitaminas y minerales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para los que quieren variar
Hearst

Queso fresco con miel o membrillo + pan tostado + 1/2 vaso de zumo de naranja.

A menudo los niños que rechazan la leche suelen aceptar de buena gana otros lácteos como el queso o la cuajada, sobre todo si están acompañados de algo dulce.

Qué aporta

El queso fresco se digiere muy bien y tiene una cantidad de calcio muy parecida a la leche. También puedes darle queso tierno (aun más rico en calcio), pero no curado ni semicurado, pues son muy fuertes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para niños remolones

Batido de frutas (pera, plátano, melocotón si tiene más de 18 meses... más 1 vaso de leche) + 2 o 3 galletas.

Esta opción es ideal para los que tardan mucho en desayunar: al mezclar la fruta y la leche en el batido, ahorras tiempo.

Qué aporta

La fruta aporta vitaminas y minerales como el potasio (contenido en el plátano), que ayuda al buen funcionamiento de los músculos. La leche es fuente importante de calcio para mantener sus huesos y dientes fuertes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para peques alérgicos o intolerantes

Arroz con leche de avena, sésamo y frutos secos + y 1 pieza de fruta.

Si tu hijo tiene alergia o intolerancia a la leche de vaca y toma una leche específica, ésta es una alternativa para variar de vez en cuando su desayuno.

Necesitas arroz integral (100 g), agua (triple que el arroz), leche de avena (1 litro y medio), piel de limón (1/2 piel), vainilla (1 ramita), sésamo tostado (4 cucharaditas) y unos frutos secos molidos (12 nueces o 16 avellanas).

Pon a cocer a fuego lento el arroz con el agua en una cazuela durante 40 minutos; añade la leche de avena, la piel de limón y la vainilla y deja cocer otros 15 minutos; sirve en un tazón y espolvorea los frutos secos y el sésamo. Si tu hijo lo prefiere dulce, añade unas cucharaditas de azúcar.

Qué aporta

El arroz integral es rico en fibra (ideal para niños estreñidos) y en vitaminas del grupo B, importantes para la regeneración de los tejidos. El sésamo aporta mucho calcio.

Los frutos secos son ricos en grasas esenciales, proteínas, vitamina E en gran cantidad y vitaminas del grupo B. En cuanto a minerales, destacan sobre todo el fósforo, el magnesio y el calcio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo