5 formas divertidas de presentar la sandía

¿Quieres lograr que tus hijos se aficionen aún más a esta deliciosa fruta? Prepara divertidos centros de mesa de sandía y triunfarás.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tortuga y rana de sandía

La tortuga...
Utiliza un cuchillo de sierra para cortar una sandía en dos mitades. Dibuja un caparazón con un rotulador permanente, repásalo con un cuchillo de pelar y usa la piel de otra sandía para las patas y la cabeza (clava con palillos que deberás quitar antes de servir la fruta al niño). ¡Solo te queda rellenar con la sandía en trocitos!

... y la rana
Haz la boca con un cuchillo de pelar. Coloca un trocito de sandía como si fuera una lengua y utiliza un vaciador de patatas y un cuchillo para hacer los ojos a partir de la cáscara (únelos con palillos). Haz dos agujeritos como si fueran los orificios nasales. Corta las patas (las traseras están hechas con la base de la sandía) y ¡a comer!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El zumo más fresco y rico

Corta la zona de arriba de la sandía como si fuera una tapa y vacía el interior con ayuda de una cuchara. Haz un zumo con la fruta (si quieres puedes añadir zumo de naranja) y reserva. Con un cuchillo de pelar, realiza un pequeño agujero en la zona inferior de la sandía. Compra un pequeño grifo y enróscalo lentamente en el agujero hasta que esté bien encajado.
Escribe a mano con un rotulador permanente la palabra que quieras y repasa las letras con el cuchillo para retirar la piel. Rellena la sandía con el zumo, ponle la tapa y colócala en un soporte de hierro (puedes utilizar la base de la fondue).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Delfines nadadores

Dibuja una ola en el centro de la sandía, repásala con un cuchillo de pelar y separa la fruta en dos partes. Utiliza un vaciador de patatas para vaciarla y haz bolitas con la pulpa, añadiendo otras frutas si lo deseas.
Para hacer los delfines, corta de forma transversal el final de dos plátanos y rocíalos con zumo de limón para evitar que se pongan marrones. Coloca una pequeña frambuesa dentro. Usa un trocito de chocolate para hacer los ojos y piña para formar la cola y las aletas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un hipopótamo comilón

Con un rotulador permanente dibuja una enorme boca en la sandía. Córtala con ayuda de un cuchillo de pelar y reserva la cáscara. Saca la pulpa con una cuchara de helado o un vaciador de patatas y haz pequeñas bolitas. Devuélvelas a la boca del hipopótamo acompañadas de frutos del bosque u otras frutas diferentes. Con la cáscara que has reservado, corta los dientes, los ojos y las orejas y fíjalos con palillos (recuerda quitarlos luego). Termina grabando los orificios nasales y unas arrugas al lado de los ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La dulce estrella

Utiliza un molde de repostería  con forma de estrella, como el que usas para cortar la masa de las galletas, y presiona hacia el interior de la sandía. Con ayuda de un pelador, moldea la forma y repasa los bordes. Saca la sandía que queda dentro de la estrella con una cuchara y rellena el hueco resultante con un surtido de frutos del bosque. También puedes hacer bolitas de sandía como en los ejemplos anteriores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo