Recetas de verdura que gustan a los niños

Si tu hijo suele rechazar las verduras, con estas sabrosas recetas (en puré, en ensaladas, con espaguetis, en tortilla...) cambiará de idea.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crema naranja

Se prepara con zanahoria y calabaza y suele gustar mucho a los niños por su sabor dulce. Solo tienes que pelar y trocear dos zanahorias grandes y un trozo de calabaza anaranjada. Ponlas a cocer en una cazuela cubiertas de agua. Cuando estén cocidas, tritúralas junto con un chorrito de leche.
Qué aporta
Gran cantidad de betacarotenos, antioxidantes que fortalecen el sistema inmunológico y reparan el daño celular. Además, la crema de zanahoria y calabaza es muy buena en caso de gastroenteritis porque ayuda al organismo a regular el tránsito intestinal.

Pisto con arroz

Con este plato tienes la oportunidad de incluir en la dieta del niño varias verduras como son el calabacín, las berenjenas, la cebolla o el pimiento. Y es muy sencillo de hacer. Solo tienes que lavar y trocear muy finas todas las verduras y ponerlas a calentar en una sartén con un poquito de aceite de oliva; cuando estén blandas, añade tres o cuatro cucharadas de tomate frito y dos o tres cucharadas de arroz cocido. Mézclalo todo y deja a fuego lento uno o dos minutos más. Será uno de los platos preferidos de tu hijo.
Qué aporta
El calabacín y la berenjena son ricos en hidratos de carbono, agua, fibra, vitaminas A, C y B9, además de minerales como el calcio, magnesio y fósforo, imprescindibles tanto para los huesos como para la memoria.

Tortilla de colores

Pela y trocea una zanahoria mediana, medio calabacín y medio pimiento rojo. Mételos en el microondas durante dos o tres minutos para que se hagan. Bate dos huevos, añade las verduras y haz una tortilla multicolor.

Qué aporta
Además de las vitaminas y los minerales de las verduras, aporta las proteínas del huevo, muy importantes para los músculos, sobre todo en época de crecimiento.

Ensalada de pollo

Prepárala con una pechuga de pollo cocida, unas hojas de lechuga troceadas, dos zanahorias ralladas, media cebolla bien picada y una ramita de perejil picado. Mezcla todos los ingredientes y aliña con aceite de oliva.
Qué aporta
Vitaminas del grupo B, vitamina C, betacarotenos y vitamina D, buena para la estructura ósea del niño. Y mucha fibra y minerales.

“Espaguetis” verdes

Solo necesitas un puñado grande de judías verdes, tomate frito y una o dos salchichas. Corta muy finas las judías, en forma de pajitas, y cuécelas en el microondas durante dos o tres minutos. Mézclalas con tomate frito y con las salchichas muy troceadas.

Qué aporta
Es un plato muy completo que aporta vitamina A, C, K y del grupo B, B1, B2, B6, B9. Las judías verdes tienen alto contenido en minerales como magnesio, hierro, calcio y fósforo, necesarios para el correcto crecimiento del niño.

Gazpacho de fresa

Prepara el gazpacho con verduras (tomates, pepino, pimiento rojo o amarillo, cebolla, ajo y aceite de oliva), pero añadiéndole unos 400 g de fresas (desde los 18 meses de edad). Con ello se consigue un sabor diferente y suave. Si el niño lo rechaza deberás eliminar las verduras más fuertes, como el ajo, y añadir más agua para hacerlo un poco diluido.
Qué aporta
Este plato es muy variado y contiene mucha vitamina C que ayuda, sobre todo en los meses de calor, a contrarrestar los efectos del sol.

Piruletas de berenjena

Corta una berenjena en rodajas gruesas, rebózalas con huevo y harina y fríelas; ponlas en unos palillos largos como si fueran piruletas. Prepara una salsa roja para acompañarlas: tritura un pimiento rojo cocido (puedes usar el que viene en conserva) con queso fresco.
Qué aporta
La berenjena tiene mucha agua, con lo que ayuda a hidratar el organismo. El pimiento destaca por su contenido en vitamina C, betacarotenos y vitamina D, necesaria para fijar el calcio a los huesos.

Pasta con salsa roja

Cuece la pasta (macarrones, espaguetis...) y resérvala. Prepara una salsa roja: tritura medio bote de pimientos en conserva y un tomate sin pepitas ni piel y pon la mezcla a cocer con dos o tres cucharadas de aceite de oliva durante cinco minutos. Añade cinco cerezas sin hueso o cinco fresas y tritura otra vez. Mezcla la salsa con la pasta y añade una loncha de jamón cocido troceado.

Qué aporta
El tomate y el pimiento contienen mucho licopeno, un potente antioxidante que refuerza el sistema inmunológico, contribuye a reducir el nivel de colesterol y evita además inflamaciones.

Nubes de coliflor

Solo necesitas unos trozos de coliflor cocida. Rebózalos en huevo y harina y ponlos a freír en aceite de girasol. Colócalos sobre papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de grasa. Puedes acompañarlos con tomate frito para que el niño los moje en la salsa.
Qué aporta
Los vegetales blancos, como la coliflor, son ricos en fitoquímicos y en potasio, que sirven para prevenir los calambres musculares que suelen aparecer tras realizar deporte o ejercicio, algo muy frecuente en los niños. El potasio interviene en el correcto funcionamiento de los músculos y el sistema nervioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo