Meriendas sanas y ricas para niños

Es importante que esta comida sea sana y apetecible, para que tu hijo se la tome con gusto. Prueba con estas propuestas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gelatina con frutas y con cereales

Existe una gran variedad de sabores de gelatina: limón, fresa, naranja... Tritúrala con un tenedor y espolvorea trocitos de galleta o cereales del desayuno. Acompáñala con trocitos de fruta para aumentar las vitaminas.

Qué aporta

La gelatina posee proteínas, nutriente recomendado durante la infancia (en su justa medida) para favorecer el desarrollo muscular.

Rollitos de jamón + zumo de naranja

Utiliza jamón cocido bajo en sal, úntalo con queso fresco y enróllalo. Acompáñalo con un zumo de naranja: al ser rico en vitamina C ayuda a absorber el hierro del jamón.

Qué aporta

El jamón contiene hierro y proteínas, y el queso, mucho calcio, ambos nutrientes muy importantes para que los músculos y los huesos crezcan a buen ritmo.

Brochetas coloridas

Monta una brocheta intercalando frutas energéticas, como el plátano o el aguacate, con trocitos de jamón cocido y con frutas ricas en vitamina C (fresas o piña) para favorecer la absorción del hierro que contiene el jamón. Preséntasela así al niño para que le guste, pero antes de dársela quita los palillos.

Qué aporta

Las frutas son ricas en multitud de vitaminas y minerales y el plátano y el aguacate proporcionan además energía y grasas saludables. En cuanto al jamón, contiene hierro, un mineral esencial para evitar la anemia.

Plátano con cereales

Una buena idea es utilizar los cereales (los del desayuno o galletas) para rebozar el plátano: machácalos hasta que queden bien molidos, trocea el plátano y pásalo por ellos; el resultado es una apariencia de pequeñas croquetas. Puedes acompañarlo con un vaso de leche, ya que la lactosa ayuda al organismo a absorber mejor las vitaminas del grupo B contenidas en los cereales.

Qué aporta

Los cereales contienen muchas vitaminas del grupo B, gracias a las cuales el organismo obtiene la energía que necesita a diario, crece a buen ritmo y mantiene sanos los músculos, el sistema nervioso y las mucosas.

Yogur con fruta

Utiliza frutas sin hueso y troceadas para que el niño las tome sin dificultad: pera, uvas, fresas, plátano... Bate un yogur natural y mézclalo con las frutas. Puedes añadir galletas molidas o cereales, para completar la merienda y lograr que la coma mejor.

Qué aporta

Las vitaminas y minerales que contienen las frutas, el calcio del yogur y los hidratos de carbono de las galletas o los cereales: lo necesario para recuperar energía.

Sándwich de queso con trocitos de pera

Utiliza el tipo de pan del que te hablamos en el texto, úntalo con queso fresco y pon encima unas láminas de pera. La mezcla es deliciosa y consigue que el niño coma tres alimentos básicos: pan, lácteo y fruta.

Qué aporta

Calcio e hidratos de carbono, además de una adecuada cantidad de potasio, un mineral presente en la pera que contribuye a mantener los músculos en buen estado.

Batido de naranja y manzana

Necesitas el zumo de una naranja, el de una zanahoria y media manzana. Pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora y tritura. Si queda muy espeso, añade un poco de agua. Puedes completar la merienda con una ración de queso fresco.

Qué aporta

La manzana contiene fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal: si se toma cruda y con piel es laxante, es decir, útil para tratar el estreñimiento, y si se consume pelada, rallada y oscurecida produce el efecto contrario en nuestro organismo, resulta astringente.

Macedonia de frutas anaranjadas

Trocea un melocotón y un albaricoque, ralla una zanahoria y añade zumo de naranja. Puedes echar nueces muy troceadas (a partir de 3 años); contienen grasas saludables que ayudan a absorber las vitaminas de las frutas.  

Qué aporta

Betacarotenos, una provitamina que cuando llega al organismo se convierte en vitamina A . Ésta contribuye a mantener sanas las mucosas y la piel, favorece la resistencia a las infecciones, tan frecuentes en los niños, y tiene un papel fundamental en el proceso de crecimiento de los huesos

Bizcocho + leche

Prepara un bizcocho (al ser casero, evitas darle a tu hijo bollería industrial y reduces a la mitad su ingesta de grasas y azúcar). El de manzana suele gustar mucho a los niños porque esta fruta aporta al bizcocho una textura jugosa y suave. Sólo necesitas 3 huevos, un yogur natural, 3 medidas (vaso del yogur) de harina, 2 medidas (vaso de yogur) de azúcar, 1 medida de aceite, un sobre de levadura y dos manzanas muy troceaditas. Mezcla todos los ingredientes y hornea a 180 ºC durante 40 minutos.

Qué aporta

La manzana contiene fósforo y vitamina B y ayuda a mantener los dientes limpios y sanos, ya que protege de las caries. El bizcocho también lleva yogur, muy rico en calcio, que contribuye al desarrollo de los huesos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo