6 mitos sobre la alimentación del niño

¿El pan engorda? ¿Nuestra dieta es la mejor? Descubre qué hay de cierto y de falso en algunas de las creencias más habituales sobre la alimentación de nuestros hijos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El pan engorda mucho

No en sí mismo, lo que realmente engorda es lo que metemos entre “pan y pan”.

El pan es nuestra principal y más antigua fuente de hidratos de carbono. Y, de hecho resulta más saludable que cualquier bollo industrial por el que podamos sustituirlo.

Lo mejor es elegir para tomar a diario el pan de barra en lugar de los denominados industriales, tipo molde, que contienen más grasa y azúcares añadidos. Y buscar rellenos sanos que nos ayuden a convertir un bocadillo en una merienda sana para los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La leche materna alimenta poco

La idea de que la leche materna, al ser tan clara, alimenta poco al bebé es una percepción frecuente en las madres primerizas (“con mi leche no tiene suficiente”). Y es equivocada.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé en sus primeros meses. No solo porque aporta todos los nutrientes que necesita el niño en la cantidad que precisa, sino porque además varía su composición para adaptarse a sus necesidades cambiantes.

Hasta que lo aconseje el pediatra, tu hijo no necesita ningún otro alimento. De hecho, la Organización Mundial de la Salud aconseja la lactancia materna en exclusiva durante los 6 primeros meses y a partir de entonces, complementada con otros alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bebé gordito, niño sano

Era una idea común hace tiempo, pero hoy se sabe que la obesidad puede tener su origen en los primeros años del niño.

Es normal que los bebés tengan esas “lorzas” tan achuchables, pero deben perder esa grasa al crecer. Para eso es esencial que desde que los niños empiecen a comer de todo cuidemos el tipo de alimentos que les damos y los hábitos nutricionales que les transmitimos. Y, por supuesto, que los acostumbremos a practicar actividad física para evitar el sedentarismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si toma zumo de naranja y leche, le sentará mal

Es un mito que no tiene razón de ser. No hay ningún problema en que el niño tome los dos alimentos en la misma comida. La leche se “corta” en el estómago no por el zumo, sino por los jugos gástricos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El huevo es poco saludable

Los estudios han demostrado que la mala fama de este alimento es infundada. El huevo es un alimento excelente desde un punto de vista nutritivo, ya que su proteína tiene un alto valor biológico.

El consumo recomendado depende del tipo de alimentación del niño y de las proteínas animales que tome a diario. Pero en general, los expertos aconsejan 3 o 4 a la semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuestra dieta es la mejor

Lo que es cierto es que la dieta mediterránea es una de las más sanas del mundo. Pero siempre que se siga... y que se siga bien. Y el problema es que los expertos en nutrición advierten de que nuestros hábitos están cambiando y que hoy seguimos la dieta mediterránea sólo a medias.

No llegamos ni de lejos al consumo recomendado de frutas, verduras, legumbres, lácteos o pescado. En España, Italia y Grecia, tres países mediterráneos, está aumentando la obesidad infantil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo