Chuches caseras para niños

¿Tu hijo te pide chuches? Dáselas solo en ocasiones especiales y, si puedes, hazlas tú en casa (con su ayuda) para saber qué contienen. Estas que te proponemos le gustarán.

recetas chuches caseras
Hearst
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nubes de merengue

Bate una clara de huevo junto a una cucharada de azúcar o de fructosa hasta conseguir una textura “a punto de nieve” o merengue.

Coloca en una fuente de horno pequeños montoncitos de la mezcla y déjalos cocer a horno medio hasta que se doren. Así consigues merengues endurecidos por fuera y blanditos por dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piruletas de plátano y chocolate

Son muy fáciles, sólo necesitas un plátano y chocolate fondant negro. Corta el plátano en rodajas gruesas y derrite el chocolate. Pincha cada trozo de plátano con un palito de helado y mójalo en el chocolate hasta que quede totalmente cubierto. Pincha los palitos en una patata, separados entre sí, y colócalos dentro de la nevera para que se endurezca el chocolate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gusanos de gelatina

Necesitas dos paquetes de gelatina de fresa, uno de gelatina sin sabor, 3/4 l de nata, 15 gotas de colorante alimenticio verde y moldes de silicona muy estrechos y alargados, con forma de gusano.

Prepara la gelatina según las instrucciones del producto, déjala enfriar hasta que esté tibia y añade la nata y las gotas de colorante. Rellena los moldes con la mezcla y mételos en la nevera hasta que se solidifiquen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frutas escarchadas

Puedes hacerlas con frambuesas, fresas, moras y arándanos. Sólo tienes que humedecer un poco las frutas con un pulverizador, rebozarlas en azúcar o fructosa y colocarlas sobre una superficie lisa dentro del congelador.

Han de quedar separadas entre sí para que al congelarse no se peguen. Una vez congeladas, guárdalas en una bolsa dentro del congelador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gominolas de frutas

Necesitas agar-agar en polvo (unos 15 g por litro de agua, para que quede buena textura), frutas naturales trituradas o en zumo, miel o azúcar y moldes de silicona o cubiteras.

Pon en un cazo el zumo de frutas o las frutas naturales ya trituradas, añade miel o azúcar al gusto, el agar-agar disuelto en agua y deja cocer a fuego suave durante unos 3-4 minutos sin parar de remover para que se deshaga todo el agar-agar. Rellena los moldes y deja que se enfríen durante una hora en la nevera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caramelos de frutos secos

Pon en un cazo al fuego 100 g de azúcar y dos cucharadas soperas de agua. Remueve sin parar para que no se pegue. Cuando espese y comience a oscurecerse, añade frutos secos molidos y echa pequeños montoncitos de la mezcla sobre una superficie lisa y fría, como el mármol de la cocina.

Se endurece rápido. En lugar de frutos secos puedes poner frutas desecadas troceadas (dátiles, higos, pasas) o aromas de frutas (limón, naranja, piña), que en este caso se mezclan con el azúcar y el agua al
principio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chupa-chups de nubes

Compra unas cuantas nubes blancas pequeñas, chocolate fondant blanco, colorante alimenticio rojo y perlitas o confites de colores para decorar. Derrite el chocolate, echa unas gotas de colorante y mezcla bien.

Pincha cada nube con un palito largo y mójala en el chocolate sólo hasta la mitad. Pasa las nubes por los confites, colócalas en posición vertical dentro de un vaso y mételo en el congelador unos dos minutos o hasta que el chocolate se endurezca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Helados de yogur y fruta

Mezcla trocitos de la fruta elegida (fresa, arándanos, frambuesa, albaricoque, plátano) con un yogur natural y una chucharada pequeña de azúcar o fructosa. También puedes batirlo bien para que no queden tropezones. Coloca la mezcla en moldes de helado, ponles un palito y mételos en el congelador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo