15 recetas para un picnic con niños

Tenéis ideas para todos los gustos y edades. Con ellas, la comida en familia en el campo será un éxito.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuggets de pollo

Necesitas 400 g pechuga de pollo, 2 dientes de ajo, 2 ramas de perejil, 1 dl zumo de limón, 2 dl aceite de oliva y aceite para freír.

Corta el pollo en tiras gruesas. En un mortero macha los dientes de ajo con el perejil y mezcla con el zumo de limón y el aceite. Salpimenta y mezcla bien. Macera los trozos de pollo con esta mezcla durante 20 minutos. Retira el pollo de la maceración, calienta una sartén con aceite de oliva y ve friendo los trozos de pollo hasta que queden dorados por todos los lados. Reserva sobre papel de cocina.

Es un éxito seguro en un picnic con niños, porque la receta les encanta y resulta muy fácil de comer. Además, los nuggets están igual de bueno fríos que calientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ensaladas variadas

Puedes utilizar como base arroz o pasta cocida. Mézclala con zanahoria cocida rallada, guisantes o maíz cocidos, tortilla francesa desmigada (bien cuajada) y tiritas de jamón de York o de pollo cocido.

Una vez que tu hijo cumpla los 18 meses podrás prepararle ensaladas de legumbres, que contienen mucha fibra y proteína vegetal.

La de lentejas con aguacate y trocitos de tomate, aliñada con aceite de oliva suave, le gustará mucho.
 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwiches diferentes

De jamón, de queso, de tortilla... Curiosamente, los niños inapetentes suelen aceptar bien las combinaciones más insólitas: queso fresco con virutas de zanahoria cocida, jamón de York desmenuzado con plátano machacado....
 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tortitas mexicanas con guacamole

Compra tortitas de maíz blanditas y úntalas con aguacate (a partir de los 12 meses) o con un poquito de mermelada casera y enróllalas. Son ligeras y están deliciosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pastel de verdura

Bate dos huevos y mézclalos con una zanahoria cocida troceada, un puñado de guisantes cocidos y un puñado de maíz también cocido, añade un vaso pequeño de leche y pon la mezcla en un molde apto para el horno. Hornéalo al baño maría durante media hora. Espera a que el pastel se enfríe, desmóldalo y guárdalo para llevar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guisantes con jamón

Tan sencillo como abrir una lata pequeña de guisantes cocidos, añadir unos trocitos de jamón y rehogar en sartén con un chorrito de aceite de oliva suave y envasar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vichissoise fría

Necesitas un puerro grande, media patata y 20 gramos de pollo. Cuécelo todo, tritúralo, pásalo por el chino y añade un chorrito de aceite de oliva.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fruta y verdura troceada

Lava y pela una manzana y una zanahoria y córtalas en forma de bastoncillos, envuélvelos en film de cocina y mételos en una tartera. A tu hijo le encantará que le dejes coger los palitos con las manos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tortillas

Además de la tortilla francesa y de patata, prueba a hacerle tortilla de calabacín cocido y queso fresco, o de jamón desmenuzado y guisantes, o de frutas (manzana, pera...).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papillas de frutas

Son ideales para bebés que todavía no mastican. Puedes preparárselas a tu hijo mezclando cada día frutas distintas o incluso combinándolas con galletas (plátano con fresa, naranja con manzana y galleta, pera con plátano y sandía...). Como estarán fresquitas a tu hijo le encantarán y con ellas te aseguras de que toma todas las vitaminas que necesita aunque estéis fuera de casa.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Batidos naturales

Házselos con las frutas que más le gusten: de pera y leche; de ciruela y sandía; de aguacate, plátano y leche… Recuerda que las fresas, las frambuesas, las frutas tropicales, el melocotón y el albaricoque se introducen más tarde en la dieta infantil para prevenir alergias (desde los 18 meses o los 2 años).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Brochetas

Compra palitos sin punta para evitar que tu hijo se pinche y alterna en cada palito un trocito de pechuga de pollo con medio tomate cherry. Otra opción es alternar en la brocheta trocitos de jamón, espirales de pasta, zanahoria hervida y pedacitos de piña natural o en almíbar.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Purés de colores

Para hacer un puré “normal” ya sabes que debes utilizar las verduras básicas: puerro, patata, zanahoria y judías. Pero para prepararlo cada día de un color, recuerda: te saldrá naranja si utilizas más zanahorias y menos judías y te saldrá verde si pones más judías y menos zanahorias; si lo prefieres blanco, prepáralo sólo con puerros y patata. Añade pollo o ternera cuando tu hijo ya pueda comer carne.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tortilla de cereales

Bate un huevo y añade un puñado de cereales de los que suele tomar tu hijo y un chorrito de leche. Asegúrate de pasar muy bien la tortilla.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hamburguesas de arroz

Prepáralas con 200 gramos de carne picada, un puñado de miga de pan mojada en la leche habitual que tome tu hijo y un par de cucharadas de arroz cocido. Hazlas al horno (función grill) durante unos minutos por ambos lados y guárdalas en una tartera. Júntalas con el pan de hamburguesa cuando tu hijo vaya a comérselas, para que el pan no se reblandezca.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo