Sándwiches sanos y originales

A los niños les encantan los sándwiches. Y puedes preparárselos ligeros y muy muy nutritivos. Aquí encontrarás distintas opciones para que varíes. Algunas son válidas como merienda y otras incluso como merienda cena. Tus hijos disfrutarán de sus sándwiches... y tú de verlos comer.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich de pavo y manzana verde

Ingredientes: Pan de molde con semillas de sésamo, pavo, manzana verde y un poquito de salsa de yogur. Preparación: Monta el ándwich con el pavo y la manzana cortada en láminas finas. Para la salsa, mezcla yogur natural con un poquito de aceite de oliva y zumo de limón. Es un sándwich muy ligero y rico en proteínas de calidad y vitaminas del grupo B. Además, la mezcla de sabores es muy original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich hawaiano

Ingredientes: Pan de molde blanco, jamón york, queso de barra y una rodaja fina de piña madura. El sabor refrescante de la piña anima al sándwich mixto tradicional. es una merienda equilibrada, con los hidratos de carbono del pan, las proteínas del jamón, la grasa del queso y la fibra y las vitaminas de la piña. Ideal si al niño le cuesta ir al baño con regularidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pita de atún

Ingredientes: Pan de pita, atún al natural, huevo. Preparación: Parte el pan de pita por la mitad y rellénalo con el atún y el huevo duro bien picadito. Es un sándwich contundente; más que para una merienda, para una merienda cena. Junto a los hidratos de carbono del pan, ofrece al pequeño aceites grasos esenciales, presentes en el atún, y proteínas de alto valor biológico (con todos los aminoácidos esenciales presentes) procedentes del huevo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich de pechuga de pollo

Ingredientes: Pan de molde blanco (mejor grueso), pechuga de pollo asada, tomate natural, espinacas frescas y un toque de mayonesa light. Es un sándwich equilibrado y muy completo gracias a la proteína del pollo y a las vitaminas del tomate (sobre todo c) y de las espinacas (A, C y del grupo B). Étas aportan, además, magnesio y potasio, minerales que potencian la salud muscular y nerviosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich de queso con nueces

Ingredientes: Pan integral, queso untable ligero y nueces. Preparación: Machaca un puñadito de nueces, bátelas con el queso y unta el pan. Una gran mezcla nutricional: el queso (rico en calcio) y las nueces, que estimulan la actividad nerviosa e intelectual de los peques. Sí, son ricas en grasas, pero saludables, por lo que resultan muy recomendables tomadas con moderación. Ojo, a los niños pequeños hay que dárselas muy machacadas, para que no se atraganten.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Enrollado de rosbif

Ingredientes: Pan de molde blanco, rosbif, queso crema light, cebollino. Preparación: Aplana el pan, úntalo con el queso, coloca encima una loncha de rosbif y el cebollino picadito. Enrolla la rebanada y córtala por la mitad para comerla más fácilmente. Este sándwich es sumamente nutritivo, gracias a las proteínas de alto valor biológico de la carne (el rosbif suele hacerse con carne de ternera o de buey asada). También aporta mucho hierro y poca grasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich dulce

Ingredientes: Pan de molde integral, queso fresco en porciones, compota de manzana y un toque de canela. Preparación: Unta el queso en el pan, añade la compota (prepárala con manzanas dulces, para not tener que añadir mucha azúcar) y la canela y tapa el sándwich. Este delicioso sándwich favorece la actividad intelectual del niño (aporta fósforo y potasio) y es muy digestivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sándwich arco iris

Ingredientes: Pan de molde, zanahoria, remolacha cocida, lechuga, trigueros hervidos y huevo duro. Preparación: Ralla la zanahoria, corta la remolacha y la lechuga en tiras y los trigueros en taquitos. Añade el huevo duro picado y rellena el sándwich. Un cóctel de vitaminas (A, C y del grupo B) estupendo. También ideal para una merienda cena gracias al gran alimento que aporta el huevo. Ah, y a los niños les encantará por su colorido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo