Un desayuno completo para los niños

Los nutriólogos aconsejan que la primera comida del día incluya un lácteo (leche, yogur, queso fresco, cuajada, requesón...), hidratos de carbono (cereales de desayuno, pan, bollería casera de forma ocasional...) y fruta (fresca, zumos naturales, macedonia, compota...). Tomando como base estos tres grupos de alimentos, prepara para tu hijo distintas combinaciones que le “entren por los ojos”, para que el desayuno le resulte un momento agradable y no se aburra de comer siempre lo mismo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lunes

Zumo de naranja natural y una taza de leche


con cacao y cereales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Martes

Una raja de melón en trocitos con un chorro de miel y un cuenco de yogur con cereales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Miércoles

Macedonia de pera y plátano y queso fresco con jamón York o rajas de tomate sobre una tostada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jueves

Zumo verde de frutas (ciruela, manzana y melón), una taza de leche con cacao y pan tostado con tomate o aceite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Viernes

Brocheta de frutas (pera, plátano, naranja y uvas sin semillas), vaso de leche con cacao y bollo casero (sin relleno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sábado

Zumo de zanahoria y naranja y papilla de harina fina


de maíz, con cacao y algo de azúcar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Domingo

Compota de manzana y pera, cuajada con miel y cereales de desayuno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo