Strong boy
ImgorthandGetty Images

Las proteínas son importantísimas para tu hijo. Son macronutrientes formados por cadenas más o menos largas de aminoácidos, algunos de los cuales se denominan esenciales, porque no los fabrica el organismo y se tienen que obtener mediante la alimentación. Son proteínas una buena parte de los compuestos encargados de mantener y reparar los tejidos, formar las hormonas y favorecer la generación de anticuerpos y de ciertos neurotransmisores. Por tanto, no nos equivocamos si te decimos que contribuyen al crecimiento del niño, influyen en su sistema inmune (las defensas naturales del organismo) y participan en su correcto desarrollo intelectual. Además, a lo largo de la vida, son las encargadas de mantener la fuerza y la masa muscular.
Hasta aquí todo claro, pero ¿qué cantidad tienes que darle al niño para asegurar un aporte correcto? Lo vemos.

image
Getty Images
Importantes, pero...

Aunque la finalidad de las proteínas no es energética, sí aportan 4 calorías por cada gramo. Por tanto, es imprescindible mantener un consumo adecuado, sobre todo en las etapas de crecimiento. Según los expertos, el exceso de proteínas en los primeros años se asocia con problemas de sobrepeso y de obesidad en etapas posteriores. La recomendación es que solo supongan el 15% de la alimentación diaria.

1 de 6
image
Getty Images
Buenas fuentes de proteínas

La carne, el pescado, los huevos y la leche son buenas fuentes de proteínas de origen animal. Y son los alimentos más ricos en aminoácidos esenciales (pequeñas unidades de alto valor biológico como el triptófano, la fenilalanina o la metionina que forman las proteínas). Las legumbres, los frutos secos y algunos cereales también aportan proteínas de origen vegetal (aunque no son tan completas en aminoácidos).

2 de 6
image
Getty Images
Ni más ni menos

Durante los primeros años, el niño debe recibir 1,5 g/día por cada kilo de peso. Es decir, que si pesa 10 kg, debe tomar 15 g de proteínas al día.
Traducimos: un filete de ternera de 100 g aporta 20 g de proteínas, un huevo, 13 g; dos vasos de leche de vaca, casi 17 g... Y en los niños de 1 a 3 años los lácteos suelen ser la principal fuente de proteínas, ya que están muy presentes en su alimentación. Como ves, es muy fácil superar la cantidad diaria recomendada.

3 de 6
Toddler upset covering his face
Image taken by Mayte TorresGetty Images
¿Y qué ocurre si te pasas?

Aunque las proteínas sean indispensables, un consumo muy elevado no lo es. El exceso que se ingiere y que el cuerpo no utiliza se convierte en grasa y se acumula. Además, suponen una sobrecarga para el organismo tanto a nivel digestivo (aún inmaduro), como renal (los riñones tienen que filtrar una cantidad muy elevada de compuestos nitrogenados). La solución es encontrar el equilibrio en su dieta.
Los lácteos, por su papel como fuente de calcio y vitamina D suelen ser la principal fuente de proteínas y las fórmulas de crecimiento pueden ser un buen recurso para controlar ese aporte.

4 de 6
image
Getty Images
El equilibrio perfecto

Sobre todo si hablamos de una fórmula de crecimiento que tenga un reducido contenido de proteínas respecto a la leche de vaca. Como Blemil plus 3 Optimum, con una composición nutricional muy equilibrada (para niños de entre 1 y 3 años) con un 50% menos de proteínas y grasa saturada y sin aceite de palma ni azúcares añadidos. Además, Blemil plus 3 Optimum es fuente de 9 vitaminas y 6 minerales, como el hierro, que favorece el desarrollo cognitivo, o el yodo, que contribuye al correcto crecimiento. Sin olvidar que contiene omega 3, Fructooligosacáridos (que actúan como fibra soluble) y Bifidobacterium infantis IM1, una bifidobacteria patentada por Ordesa, característica de los bebés alimentados a pecho.

5 de 6
You're growing up so fast!
Getty Images
Formulación nutricional para ellos

Blemil plus 3 Optimum puede resultar una buena aliada en la alimentación de tu hijo, acompañándole en su crecimiento físico e intelectual. Dos vasos al día de esta fórmula de crecimiento (de Laboratorios Ordesa), aportan más del 50% de las cantidades diarias recomendadas de calcio, hierro y yodo y 9 vitaminas para niños de 1 a 3 años. Ayudando así a cubrir sus necesidades nutricionales y a equilibrar su dieta. Pregunta a su pediatra.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo