Platos de Navidad que encantarán a tus hijos

Creativos, nutritivos y encantarán tanto a niños como a adultos.

Para que tu hijo pueda comer el mismo menú que el resto de la familia debes tener en cuenta tres consejos:

  • No incluir alimentos que todavía no hayas introducido en su dieta si aún es bebé.
  • Utilizar poca sal.
  • Comprar productos bajos en grasa.

    Por ejemplo, en lugar de cochinillo puedes poner pavo o pollo, y en vez de besugo o salmón puedes optar por la lubina o el lenguado, que son de sabor más suave y se digieren mejor.
    Procura dar un toque creativo a los platos, ya que los niños comen con la vista. Y aun así, recuerda que tu hijo no tiene que comerse todo lo que sirvas (entrantes, primero, segundo y postre), porque es fácil que se empache.
    Puede tomar un entrante y un primer plato, o un primero y un segundo, o un segundo y un postre.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Se trata de adaptar el menú a su tamaño sin incitarle a comer en exceso. En la mesa navideña suele haber muchos alimentos atractivos para los niños. Por un día, deja que el tuyo elija lo que más le apetece comer.

    Entrantes creativos

    Los entrantes gustan mucho a los niños porque permiten infinitas combinaciones. Es como “ir de tapas” pero sin salir de casa. Además, los peques pueden cogerlos con las manos.

    Aquí tienes algunas sugerencias para todos (y para niños que ya mastica bien):

    Setas de los enanitos

    Necesitas huevos de codorniz cocidos y pelados y tomates cherry. Parte por la mitad los tomates, quítales un poco de la pulpa y coloca una mitad sobre la parte más fina del huevo, a modo de sombrero. Para darle más apariencia de setas, pinta unas motitas de mahonesa encima del tomate. Recuerda a tu hijo que el huevo debe comérselo a mordisquitos, no metiéndoselo todo entero en la boca.

    Rollitos de huevo hilado

    Otra idea es sustituir el salmón ahumado que tomáis los mayores (es muy graso y tiene mucha sal) por rollitos de jamón de York o de pavo y rellenarlos con huevo hilado. Este plato suele tener mucho éxito entre los pequeños comensales porque pueden sacar los hilos de huevo y comerlos con los dedos, además de ir mordiendo el jamón como si fuera un “palote”.

    Cestos de nieve

    Compra moldes pequeñitos de galleta, rellénalos con queso fresco desmenuzado o con queso de untar y colócalos en forma de pirámide. Para dar más gracia a este plato puedes decorar los cestillos de los mayores con tiritas de ahumados.

    Si quieres saber qué darle como primeros platos, segundos y postres, mira aquí.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo