Al rico pescado

Un alimento rico e indispensable. Con estos consejos y recetas lograrás que tu pequeño lo aprecie.

"Qué te apetece comer hoy, Marta?". Y Marta contesta: "Cualquier cosa menos pescado". ¿Te suena esta conversación? El pescado es, en general, un tema de discusión en las casas donde hay niños.

Tú sabes que tienen que comerlo, pero ellos no lo quieren. ¿Solución? Vamos por partes. Primero hay que saber cuándo y cómo empezar a dárselo y por qué es realmente importante que lo consuman. Y que no nos resignemos a que nuestros hijos prescindan de este alimento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

BLANCO Y AZUL

Los pediatras recomiendan empezar a dar pescado blanco al bebé hacia los 8 o 9 meses de edad, en forma de puré, junto a sus verduras, unas tres veces por semana. Y más tarde, hacia los 18 meses, el pescado azul. A partir de entonces hay que combinar los dos tipos.

¿Sabes qué diferencia a uno de otro? Fundamentalmente la grasa:

  • El pescado blanco (gallo, lenguado, bacalao, rape, merluza...) contiene hasta el 2,5% de materia grasa y aporta unas 80 calorías cada 100 gramos. En la pescadería reconocerás que un pescado es blanco porque su cola es recta o algo redondeada.
  • El azul (salmón, atún, caballa, jurel, sardina...) es mucho más graso, posee hasta un 10-12% de grasa, lo que supone entre 120 y 220 calorías por cada 100 gramos, según el pescado. Puedes distinguir fácilmente si un pescado es azul por su color plateado y su cola en forma de flecha. Dentro de los azules existe una subcategoría, la de los pescados semigrasos: contienen entre un 2,5% y un 6% de grasa y a este grupo pertenecen la trucha, la dorada, la lubina o el salmonete.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo