Niños y verano: 3 claves de alimentación

Tenlas en cuenta y lograrás que tu niño se alimente bien en esta época.

Las vacaciones no son momento de complicarse ni hacer grandes elaboraciones. Para elegir el menú es importante recordar tres aspectos básicos: uno, que con el calor los niños pierden apetito; dos, que proporcionarles una buena hidratación es esencial; y tres, que hay que tener más precaución con las intoxicaciones por alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Menos apetito

Para combatir la falta de apetito típica de los niños en verano, opta por platos fríos. Los calientes apetecen menos y sacian más. Fruta y verdura deberían ser ahora más que nunca las estrellas del menú. Sacian poco y algunas piezas tienen un alto contenido en agua (el tomate, por ejemplo, un 94% de su peso) por lo que, además de alimentar, hidratan y ayudan a evitar el estreñimiento, típico en verano. Elige las que sean de temporada, mucho más ricas en nutrientes y que estén un poco maduras, porque son más digestivas.
Evita elaboraciones muy secas. “Una carne un poco dura será más difícil de aceptar que un corte jugoso, porque en verano incluso masticar da pereza. Una sopa o una papilla menos espesas de lo habitual van muy bien...La nutrición es la misma, solo cambiamos la elaboración”, dice el pediatra Pedro Frontera, autor de Niños bien alimentados (editorial Síntesis). Por último, olvida un poco la rigidez en los horarios; si esperando media hora el niño tiene más hambre, ¿por qué no hacerlo?

Más hidratación

En verano los niños pueden deshidratarse con mayor facilidad, por eso el doctor recomienda ofrecer líquido regularmente y hacerlo entre las comidas, para no perjudicar el apetito. Una alternativa al agua son los zumos diluidos de fruta, a los que puedes añadir hortalizas. Los zumos industriales, sólo si no llevan azúcar añadida, que quita el apetito.

Cuidado con el calor

El último punto a tratar sobre su alimentación en verano es cuidar mucho la higiene al preparar sus comidas y evitar alimentos que pueden contaminarse con bacterias por estar expuestos al calor, como los elaborados con huevo, para prevenir intoxicaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo