¿Cómo influyen nuestras palabras en el peso de nuestros hijos?

Un nuevo estudio ha demostrado que aquello que les decimos a nuestros hijos cuando son pequeños sobre el peso, puede condicionar la insatisfacción sobre su cuerpo en la edad adulta.

El tema del peso siempre es algo delicado de tratar y más si es con nuestros hijos. Cuando un niño tiene sobrepeso es difícil saber cómo actuar, ya que incidir en ello puede despertar en él un sentimiento de vergüenza y favorecer un trastorno alimentario. Pero, por otro lado, al callar y ocultar la situación se puede perder la oportunidad de ayudarle y de evitar problemas de salud a largo plazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un estudio publicado en la revista “Eating & Weight Disorders” ha analizado cómo influyen los comentarios de los padres sobre los hábitos alimenticios y sobre el peso de una hija, de cara al futuro, así como en el nivel de satisfacción con su cuerpo.

Para llevarlo a cabo se realizó una encuesta a 501 mujeres de entre 20 y 35 años en la que se les pedía que indicasen sus hábitos alimenticios, su Índice de Masa Corporal y si estaban contentas con su peso o no (valorando los comentarios que les habían hecho sus padres cuando eran niñas).

La conclusión apuntaba que la insatisfacción de las mujeres con su cuerpo estaba relacionada con el recuerdo que tenían de los comentarios que sus padres habían realizado durante la niñez acerca de su peso.

Así pues, si con nuestras palabras influimos en nuestros pequeños en cuestión de peso y de satisfacción corporal en la edad adulta, sería más productivo tratar de inculcar a los niños hábitos de vida saludables, como llevar una dieta equilibrada y nutritiva, practicar ejercicio moderado a diario y deporte más intenso varias veces a la semana, mantener buenos hábitos de sueño, etc. Y no crearles inseguridades ni falsos estereotipos que puedan afectarles a largo plazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo