El cuidado de la salud empieza en la mesa

Una nueva forma de entender la relación entre nutrición y salud que llega de la mano del profesor Pier Luigi Rossi, autor del libro "De las calorías a las moléculas", y la empresa Aboca.

“Conoce tu cuerpo, escoge tu alimento”. Una frase sencilla que resume una nueva forma de entender la relación entre nutrición y salud. Un concepto diferente que llega para revolucionar nuestras despensas y cambiar el modo en que nos alimentamos y alimentamos a nuestros hijos.
Su creador, el profesor Pier Luigi Rossi, médico especialista en Ciencias de la Alimentación y autor del libro “De las calorías a las moléculas”, ha estado recientemente en España para promover este nuevo concepto de la mano de la empresa Aboca, referencia en la elaboración de productos creados a base de sustancias vegetales complejas para la salud y el bienestar de las personas.
Y lo ha hecho con dos interesantísimas conferencias, integradas en un tour que empezó en Italia y en las que, con la colaboración de la periodista Joana Bonet, ha expuesto los principios de su teoría.
El Prof. Rossi parte de la base de que el peso corporal condiciona la salud y de que la primera prevención de muchas patologías degenerativas se realiza en la mesa.
A partir de ahí, propone un cambio de chip en torno a la alimentación: “Para preservar la salud y recuperar y mantener un peso corporal adecuado es mucho más eficaz seguir el camino de la calidad y la combinación molecular de los alimentos que pensar en gramos y calcular continuamente sus calorías”, afirma.
En definitiva, una alternativa totalmente distinta al viejo concepto de cálculo de calorías y un nuevo punto de partida orientado no soloa la pérdida de peso sino al reequilibrio del metabolismo.
Pero ¿cómo llevar a la práctica este cambio de chip en nuestra alimentación? El Prof. Rossi propone diez claves para instaurar unos correctos hábitos nutricionales en nuestra vida. Concienciarnos de la importancia de comer bien es esencial para dar ejemplo a nuestros hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Diez consejos importantes

  1. Comer con “ritmo”, cada tres horas, y escoger los alimentos para controlar el valor de la glucemia, la lipemia y, sobre todo, de la insulina.
  2. Tomar abundantes vegetales (fruta y verdura) y pescado. Las moléculas que contienen pueden actuar sobre el ADN de los adipocitos y ayudarles a eliminar las acumulaciones de grasa.
  3. Evitar las dietas adelgazantes basadas en ingerir reducidísimas dosis de carbohidratos. Estas dietas llevan a la cetosis, que elimina agua y músculo.
  4. Garantizar una adecuada y continua dosis de glucosa al cerebro y a todas las células. Este es el motivo por el cual los carbohidratos (pasta, pan, arroz), aunque en dosis controlada, no nos deben faltar nunca.
  5. Mantener un estado antioxidante (consumiendo vegetales como la zanahoria, el pimiento o la remolacha) para que todas las células reduzcan el nivel de radicales libres.
  6. Evitar el llamado “hígado graso”. Reduciendo la dosis diaria de carbohidratos y lípidos.
  7. Adelgazar perdiendo sólo masa grasa. Sin atacar la masa muscular y sin perder agua y masa ósea.
  8. Introducir al menos 30 g de fibra al día (de alimentos de origen vegetal) para gestionar la higiene y el bienestar intestinal.
  9. Garantizar un adelgazamiento gradual y continuo hasta conseguir el peso-forma deseado. La máxima es: “empezar lento e ir despacio”.
  10. Mantener en el tiempo el peso-forma conseguido, controlando la dosis diaria de carbohidratos y realizando actividades motoras aeróbicas (pasear, correr...) o ejercicios de resistencia (con pesas o gomas) para incrementar la musculatura.

    Libro “De las calorías a las moléculas”. Aboca Edizioni, 2014.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo