El niño quiere jugar en vez de comer

Hacia los dos años, en plena "edad del movimiento", se aburre comiendo y solo piensa en jugar. Prueba alguno de estos consejos para que coma tranquilamente en la mesa.

Se aburre y quiere jugar

Hay niños muy activos que no aguantan mucho rato sentados, sobre todo hacia los 2 años, cuando están en plena “edad del movimiento”.

¿Cómo conseguir que comer con ellos en familia sea una situación tranquila?

Es buena idea... Sírvele su comida rápido, para que coma antes de aburrirse, y permite que se levante a jugar, en un lugar seguro, mientras los mayores acabáis el plato. Si quiere, puede apuntarse al postre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sólo come con la tele

Es un recurso que funciona para lograr que coma sin que se dé cuenta, pero una mala estrategia si quieres que aprenda a comer por sí mismo y con interés.

Así engañas a su sensación de saciedad, le conviertes en un receptor pasivo (de la tele y de la comida) y hay un riesgo de predisponerle a la obesidad y al sedentarismo.

Es buena idea... En vez de distraerle de la comida, concentrarle en ella mediante juegos (como hacer el avión) y bromas que le diviertan. O recurrir a un cuento.

Hay un libro, “Cuentos para comer sin cuentos”, del equipo de psicólogos de Álava Consultores, que reúne relatos que interesan al niño y, de paso, le enseñan buenos hábitos nutricionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo