¿Qué hago si el niño no quiere comer?

Es normal que te preocupes si tu hijo empieza a no querer comer... Aquí te proponemos algunas ideas y consejos para que coma sin ayuda y sienta que alimentarse es tarea suya.

Pocas cosas sacan más de quicio y causan más preocupación a los padres que el hecho de que sus hijos rechacen la comida. “No quiero”. “No puedo”. “No me gusta”... ¿Te suenan estas frases? Probablemente sí, porque incluso niños que comen bien de forma habitual las dicen en algunas ocasiones o épocas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo conviene reaccionar ante ellas? ¿Intentando convencer al peque con argumentos o premios o distraerle con la tele para que coma? ¿Recurriendo al chantaje emocional? ¿Imponiéndole que tome lo que le damos? ¿O tratando de entender sus motivos y buscando soluciones?

Es lógico que te preocupes, quieres alimentarle bien y enseñarle a comer de todo. Pero piensa que la clave es que el deseo parta del niño, que sea él quien aprenda participando activamente y adaptándose a los cambios a su ritmo.

El objetivo es conseguir que tu hijo coma sin ayuda y sienta que alimentarse es tarea suya. Tan poco efectivo es utilizar el “por favor, cómetelo” como el “te lo comes porque lo digo yo”. En su lugar, pon en práctica estas ideas para cada situación.

Se salta alguna comida

A todos nos pasa que se nos quita el hambre cuando estamos enfermos, cansados o disgustados. A los niños también.

Atiende a su sensación de hambre y piensa que no pasa nada si algún día se salta una comida.

Es buena idea... Disponer a horas fijas sus cinco comidas diarias (desayuno, tentempié, comida, merienda y cena), con alimentos sanos y variados, y aceptar que se salte alguna o la haga peor si no tiene hambre porque está malito (en ese caso tendrás que adaptar su dieta) o porque necesita dormir o no se encuentra bien.

Habla con el pediatra... Si esta situación no es algo puntual y se da a diario. Hay que descubrir la razón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo