Comer con niños en el restaurante

Si salís a comer con los peques de restaurante es importante tener en cuenta ciertos aspectos para asegurarse un menú sano y nutritivo.

Si vas a llevar a tu hijo a comer a un restaurante, debes buscar alimentos que sean adecuados además de apetecerle. Te contamos cómo hacerlo.

”Los restaurantes a veces ofrecen menús infantiles con alimentos que los niños comen bien, pero que resultan poco saludables y muy calóricos. Y la mayoría de las veces no incluyen verduras ni frutas!, explica la doctora Magda Carlas, médico nutricionista de la Clínica Eugin, Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Buenas pautas

Si tu hijo tiene más de 1 año, podrá comer de menú (ya habrá probado muchos alimentos). Elige para él un plato único que contenga todos los nutrientes o un primero y un segundo bien combinados. Y ten en cuenta las siguientes pautas:

  • Su menú, completo. Es importante que en la comida de tu hijo se incluyan hidratos de carbono (pasta, arroz, patata o cereales), proteínas (carne, pescado o huevo), verduras (en puré o en ensalada) y fruta y que te asegures de que bebe lo suficiente. Y un apunte: “Si tiene sobrepeso hay que evitar las patatas fritas, es mejor ofrecérselas hervidas o asadas”, aconseja Magda Carlas.
  • Primeros platos. Para el peque es mejor que sean hervidos o con pocos condimentos(pasta, arroz blanco, ensalada de arroz, ensaladilla rusa sin mayonesa, puré de verduras, macarrones con tomate...).
  • Segundos platos. Deben incluir carne o pescado (no elijas para el niño las especies grandes porque contienen mercurio) preparados a la plancha. Mejor que no sean piezas muy grasas, cuanto más magras mejor, y sin espinas en el caso del pescado.
  • Postres adecuados. El mejor es la fruta, aunque algunos días puedes combinarla para ofrecerle recetas más creativas: macedonia de fruta con helado, plátano con chocolate...

    En general, ten presente que en el menú del niño no debe haber más de un plato que contenga un alimento rebozado (suelen absorber bastante aceite) y que los aderezos más adecuados son la salsa de tomate y el aceite de oliva. Además, pide que te dejen aliñar las ensaladas en la mesa (así controlarás la cantidad de aderezo) y no olvides que las raciones que tome tu hijo han de ser la mitad de las que come un adulto.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo