Legumbres, lácteos, huevos y cereales

Son los cuatro tipos de alimentos que completan la compra semanal para las comidas de tu bebé o de tu niño. Con todo lo que has adqurido en este paseo por el mercado, tu peque estará muy bien alimentado, con una dieta será sana, variada, completa y equilibrada.

No olvides las legumbres, son muy nutritivas. “Su único inconveniente es que pueden resultar un tanto pesadas de digerir y a veces producen flatulencia”, aclara el doctor.

Para evitarlo, prueba a cocinarlas mezcladas con cereales (una combinación que además aumenta su valor biológico), o a prepararlas en puré y, en el caso de los garbanzos, quitando la piel, que es lo que produce flatulencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La compra de frescos se completa con huevos (tomará entre dos y tres por semana) y lácteos: la leche que tome (sigue el consejo de su pediatra), yogures, quesos suaves...

Falta el cereal. Pan de trigo, galletas, arroz... y los que tome habitualmente tu hijo. Anímate a probar otros tipos, como espelta, kamut o tapioca, que son suaves y ofrecen distintos nutrientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo