Qué comprar en la carnicería

Tu hijo debe tomar más veces pollo, pavo, ternera y conejo (quitando muy bien los huesecillos), que son poco grasas, y menos a menudo cerdo y cordero. Escoge piezas tiernas y cuenta con la carne picada.

El inconveniente de la carne es que, según la pieza o la forma de cocción, puede quedar demasiado dura y seca. Entonces lo más probable es que al niño se le haga “bola” y le cueste acabarse el plato.

Para evitarlo, opta por piezas como la falda, que te permitirán preparar estofados, o el redondo de ternera (muy jugoso al horno). Si quieres hacer algo a la plancha, el solomillo es la parte más tierna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las hamburguesas o albóndigas son una apuesta segura porque su textura es agradable. Lo mejor es elegir la pieza que te guste en la carnicería y pedir que te la trituren. Incluso pueden prepararte las hamburguesas según el peso que pidas. Eso te solucionará mucho, porque el problema de las envasadas es que vienen en un tamaño excesivo para un niño pequeño y tienen más grasa y sal.

También los rebozados suelen gustar mucho. Prepáralos con pechuga de pollo o pavo fileteados.

A partir del año se puede ofrecer cualquier tipo de carne. Eso sí, hay que tener en cuenta que pollo, pavo, ternera y conejo tienen menos cantidad de grasa y, por el contrario, cordero y cerdo, más, por lo que su consumo debería ser menor.

En el caso del cerdo, elige las partes magras como el solomillo o la paletilla y antes de cocinar, quita siempre los trozos con más grasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo