Evita que las legumbres causen gases al niño

Además de cocinarlas correctamente, puedes aplicar una serie de trucos que evitarán los molestos gases a tu hijo.

A la hora de comprar las legumbres, hazlo en un establecimiento de confianza. Una buena idea puede ser optar por las que tienen denominación ecológica, que no utilizan pesticidas, herbicidas o fertilizantes artificiales. Y respecto a la preparación, ten presente que necesita dedicación. “Ya no se tiene tiempo para cocinar. Las verduras, los cereales, la carne, el pescado…, todos se cocinan rápidamente. Sin embargo, para hacer un buen potaje se requiere tiempo”, explica Nerea Cenoz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

TRUCOS PARA EVITAR LOS GASES

Hay personas a las que estos alimentos les producen gases. Si le ocurre a tu hijo, recuerda no mezclar legumbres distintas y recurre a estos trucos:

  • Tenlas en remojo 8-12 horas. Utiliza agua hervida para el remojo y cámbiala una o dos veces (no la uses luego para cocinarlas). Y si además, una vez que han pasado este tiempo en remojo, las envuelves con un paño de algodón mojado hasta que empiecen a germinar, se digerirán aún mejor.
    • Mira si están bien cocidas. No es lo mismo una legumbre de una cosecha reciente que otra de una cosecha de hace un par de años (más dura). Y no olvides quitar las pieles sueltas en la cocción; es la parte de la legumbre que produce gases.
      • Añade especias a la cocción. Utiliza anises y cominos y no pongas sal al agua, ya que endurece la piel. Tampoco añadas a la receta alimentos de difícil digestión, como chorizo, chistorra o tocino.
        • Haz que las mastique. La masticación es muy importante porque la digestión de las legumbres comienza en la boca. Cuando ofrezcas a tu hijo estos alimentos en forma de puré, recuerda añadir unos trocitos de patata cocida para que comience a masticar.
          • No le des fruta de postre ese día. La fruta se digiere mucho más rápidamente, provocando fermentación y gases. Los días que tome legumbres es mejor que le ofrezcas un yogur, un postre lácteo o frutos secos (a partir de los 3 años).
            Publicidad - Sigue leyendo debajo