Qué aporta al niño cada legumbre

Cada uno de estos alimentos tiene unos beneficios concretos para el niño. Descúbrelos.

Todas las legumbres son beneficiosas para los niños que están en época de crecimiento, pero cada una de ellas tiene unos nutrientes u otros.

LOS BENEFICIOS DE LA SOJA PARA EL NIÑO

Puede utilizarse como plato único, mezclada con verduras, ya que contiene muchas proteínas; también puedes ofrecer a tu hijo un primer plato de verduras y un segundo a base de soja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Qué aporta: La soja es la legumbre más rica en proteínas (los niños las necesitan especialmente en época de crecimiento para la formación y desarrollo de los músculos y tejidos) y la única que contiene todos los aminoácidos esenciales. También es la que más grasa posee, pero se trata de grasa buena que ayuda a evitar el colesterol.

GARBANZOS, PROTEÍNAS Y MINERALES

Son muy ricos en proteínas pero, como la mayoría de las legumbres, carecen de un aminoácido esencial, la metionina. Ésta se encuentra en los cereales, por eso se recomienda echar un puñado de cereal (arroz o cuscús) al guiso de garbanzos para completar el aporte nutricional.

Qué aportan: Al ser muy ricos en minerales como el potasio y el magnesio, ayudan a mantener sano el sistema nervioso.

GUISANTES, LOS MÁS DIGESTIVOS PARA LOS PEQUES

Conviene comenzar por ellos al introducir las legumbres en la dieta del niño porque se digieren mejor que otras variedades.

Qué aportan: Dentro de los beneficios que poseen los guisantes destaca su contenido en fósforo, que interviene en el desarrollo de los huesos, y en vitamina C, que fortalece el sistema inmunitario frente a las infecciones.

ALUBIAS, ENERGÍA PARA TUS HIJOS

Esta legumbre es la que presenta la piel más dura, por esta razón se aconseja introducirla más tarde en la dieta del niño, tras comprobar que ha tolerado bien otras variedades de legumbres.

Qué aportan: Además de fibra (que ayuda al niño a combatir el estreñimiento) y proteínas, contienen también hidratos de carbono complejos (como el resto de las legumbres), que aportan energía de forma constante y duradera, con lo que evitan las bajadas de glucosa en el organismo.

LENTEJAS, PROTEGEN AL NIÑO DE LA ANEMIA

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Actualmente puedes encontrarlas ya peladas, por lo que te ahorrarás el trabajo de pasarlas por el chino y resultarán mucho más digestivas para el niño.

Qué aportan: Hidratos de carbono, fibra y proteínas. Son muy ricas en hierro, mineral necesario en épocas de crecimiento y que ayuda a combatir la anemia. Para que el organismo lo absorba mejor conviene mezclarlas con vitamina C: echa unas gotas de zumo de limón al guiso de lentejas o da al niño de postre un cítrico. El perejil también es un alimento muy rico en vitamina C, por eso conviene añadirlo a las legumbres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo