Los niños necesitan más calcio

Un estudio reciente llevado a cabo por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (Fesnad) alerta de que el 30% de los niños españoles no toman la cantidad diaria de leche y derivados lácteos recomendada por los especialistas.

Teniendo en cuenta que este grupo de alimentos aporta aproximadamente el 70% del calcio de la dieta, es inevitable pensar que nuestros pequeños, con el tiempo, pueden llegar a sufrir problemas de huesos, de dientes y musculares, además de alcanzar una altura inferior a la que potencialmente podrían llegar.

Las bondades del yogur

Para prevenir estos riesgos, los expertos de dicha asociación inciden en que los niños, a partir de 1 año, deben tomar medio litro de leche y al menos dos derivados lácteos al día e insisten en que el yogur es la opción ideal entre todos los lácteos, por sus excelentes características nutricionales:

  • Su calcio se absorbe mejor que el de otros alimentos y además aporta proteínas de alta calidad, algo de grasa, hidratos de carbono, vitaminas y minerales (especialmente calcio y fósforo).
    • Contiene menos lactosa que la leche y se digiere muy bien.
      • Su consumo diario ayuda a prevenir los procesos gastrointestinales.

        A todos estos beneficios hay que añadir que existen múltiples variedades de yogur para satisfacer el gusto de los diferentes comensales (adaptados para bebés, con y sin trocitos, desnatados, enriquecidos, líquidos...) y que se trata de un alimento muy versátil en la cocina, que puede emplearse para elaborar tartas, salsas, purés, etc.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo