Chucherías, más consejos para que sean sanas

Aquí tienes algunos consejos más que nos da la dietista-nutricionista sobre las chucherías, caseras o compradas, y algunas ideas para cuando las hagáis en casa. Todo para que las golosinas sean más sanas para tu hijo.

Una vez a la semana

Según la dietista, lo ideal es que el niño sólo tome chucherías una vez a la semana: “Cuando nuestro hijo nos pide golosinas a diario, debemos explicarle que hay un día para las chucherías, por ejemplo el sábado.

Y cuando llegue el sábado y el niño despierte, hay que recordarle que ha llegado el día de las chuches”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Orientar sin prohibir

Lo más cómodo es adquirir las golosinas empaquetadas para poder leer los ingredientes y porque es más higiénico que el producto esté envasado. Pero si las chuches que le gustan a tu hijo son las que se venden a granel y el pediatra te ha indicado que debes evitar algún ingrediente, pide en la tienda que te dejen ver el envase para leer lo que incluyen.

El truco, más que en prohibir las chuches al niño, consiste en orientarle al elegir.

No son un premio

Algo en lo que inciden los especialistas es que las golosinas no se deben utilizar nunca como premio ni como castigo, porque con ello sólo se consigue confundir al niño.

“Por ejemplo, si el pequeño pide el martes una golosina y el padre le dice que se la dará el sábado, pero cuando llega el miércoles le castiga sin chuches porque ha hecho algo mal, no está actuando con coherencia; lo importante es educar nutricionalmente a los hijos”, aconseja la dietista.

Las caseras, geniales

Si tu hijo es de los que adoran las golosinas, una opción que seguro os encantará a los dos es hacerlas en casa. Por un lado, porque de esta manera puedes controlar todos los ingredientes que llevan y elegir aquellos que sean menos calóricos y más nutritivos.

Y por otra, porque dedicar una tarde a “trabajar en una fábrica de chuches” se convertirá en un pasatiempo ideal para tu pequeño. Pídele que vaya contigo a comprar los ingredientes para que elija los que más le apetecen (ofrécele tú dos o tres opciones que sean saludables).

Y cuando lleguéis a casa, proponle que te ayude con las partes sencillas de las recetas: batir los ingredientes, rellenar los moldes, colocar las golosinas en la bandeja, poner los palitos...Además de divertirse, descubrirá que puede colaborar en una tarea tan importante como “hacer la comida”, lo que aumentará su confianza en sí mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, el hecho de pasar un rato juntos dedicados a esta actividad fortalecerá el vínculo que os une. Y, por último, cuando las golosinas estén terminadas tu hijo se sentirá orgulloso, con lo que se las tomará encantado. ¡Mira nuestras recetas de chucherías caseras!

Publicidad - Sigue leyendo debajo