Si mi hijo come mal

Si tu hijo come mal, forma parte del 25 por ciento de niños españoles que no se alimentan bien y es probable que tenga problemas de atención y un rendimiento escolar menor del que podría obtener si comiera mejor.

Si tu hijo come mal, forma parte del 25 por ciento de niños españoles que no se alimentan bien y es probable que tenga problemas de atención y un rendimiento escolar menor del que podría obtener si comiera mejor. Es una de las conclusiones de un estudio publicado en The Open Nutrition Journal, con la colaboración de Abbott, que se ha realizado en Madrid con 1.101 niños de edades comprendidas entre 3 y 6 años. Los pequeños que puntuaban más bajo en en los niveles de concentración habían ingerido cantidades significativamente más bajas de lácteos, pescado, carne y huevos que los nños que habían obtenido mejor nota en este aspecto. Dicha investigación también concluye que existe una estrecha relación entre los malos hábitos alimentarios de los niños y el estrés de la familia a la hora de comer. Y lo malo es que se sabe que unos niveles elevados de irritabilidad en los padres pueden empeorar aún más la manera de comer de sus hijos, tanto en la actualidad como en el futuro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por suerte, hay medidas que puedes tomar para que tu hijo se alimente mejor: habitúale a comer en el mismo sitio, a la misma hora y con sus cubiertos. En la medida de sus posibilidades, hazle partícipe de los preparativos de su comida y déjale que intente comer solo. Procura que haga al menos una comida al día en familia e intenta que sea un momento muy agradable y distendido. Apaga la tele: le dispersará. Reconoce cualquier avance que consiga con la comida, aunque sea mínimo. Sé paciente y constante con él y plantéale los objetivos para que coma mejor de uno en uno, no todos de golpe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo