Hoy, nos vamos de picnic

¿Vas a comer con tu hijo fuera de casa? Aquí tienes las mejores ideas para llenar la tartera sin riesgos.

Llega el buen tiempo y apetece salir a comer fuera con los niños. Lo más seguro es que des de merendar a tu hijo en el parque casi todos los días y que de vez en cuando salgáis a comer al campo o lo hagáis en la piscina.

La cuestión es: ¿qué comidas puedes llevar para él? No todas son adecuadas y es muy importante que sigas unas normas básicas de higiene al elaborarlas, para evitar que los alimentos se contaminen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, la comida va a estar fuera del frigorífico durante varias horas, así que debes disponer de recipientes adecuados para conservarla y de una neverita portátil para transportarla.

Otra cuestión fundamental es qué aportes nutricionales necesitan los niños diariamente para prevenir carencias. Según Óscar Cardenal Milán, nutricionista de la Clínica Maternum, de Alicante: “Deben tomar un 55% de hidratos de carbono (cereales, patatas, frutas y verduras), un 30% de grasas y un 15% de proteínas (pescado, carne y huevo).

Para calcularlo, lo más fácil es tomar como referencia un plato redondo: los hidratos deben ocupar al menos la mitad del mismo y el resto deben ser proteínas. Si hay más carne que verduras, por ejemplo, algo falla”.

Por supuesto, tu hijo también necesita estar bien hidratado, así que ofrécele agua y frutas a menudo.

En la nevera portátil

Para comer fuera lo ideal es que prepares a tu pequeño platos únicos que contengan todos los nutrientes.

Puedes darle, por ejemplo, una ensalada de pasta con verduras y pollo, aliñada con aceite de oliva, y de postre una manzana; o un puré de verduras y patatas con tropezones de jamón cocido y una pera.

El aceite de oliva debes echarlo justo antes de que tu pequeño empiece a comer, por lo que tendrás que acostumbrarte a llevarlo en una botellita pequeña.

No es aconsejable preparar platos de pescado para comer en el campo o en la piscina, porque se deterioran con gran rapidez, sobre todo si van a estar muchas horas en el termo. Tampoco se recomiendan las comidas elaboradas con huevo poco hecho, como huevo frito o pasado por agua o tortillas poco cuajadas. Igualmente debemos prescindir de las salsas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo mejor es que compres los productos frescos y que elabores los purés, guisos, tortillas, ensaladas, batidos, sándwiches, etc. justo antes de salir de casa o como máximo el día anterior, para que no lleven mucho tiempo preparados cuando se los des.

Publicidad - Sigue leyendo debajo