Aperitivos calientes que ayudan a tu hijo a recuperar fuerzas

¿Tu pequeño necesita un plus de energía a media mañana, o tiene apetito al poco rato de comer, o llega tan agotado a la noche que nunca quiere cenar y te resulta más fácil ofrecerle una merienda-cena? En cualquier caso le irán bien estos aperitivos calientes.

Brochetas de colores

En una brocheta sin punta coloca unos guisantes y unos trocitos de zanahoria, de calabaza y de patata. Ponla en un plato y deja que tu hijo vaya sacando con los dedos cada verdura del palito.

Albóndigas de zanahoria

Cuece dos zanahorias grandes, tritúralas con el tenedor y añade dos cacitos de leche en polvo de continuación. Mezcla todo bien, haz pequeñas bolitas y rebózalas en leche en polvo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Disponlas en un platito y ofréceselas a tu hijo.

Rollo de jamón y queso

Unta con queso una loncha de jamón, enróllalo con la parte del queso hacia adentro y mételo en el micro durante unos segundos.

Montadito de puré verde

Prepara un puré con cuarto de kilo de judías verdes y una patata pequeña. Debe quedar espeso.

Corta una rebanada de pan de molde en pequeños círculos y pon sobre cada uno un poco de puré.

Tosta de manzana y canela

Asa una manzana en el horno, quítale la piel y el tronco y coloca una cucharadita de su pulpa sobre una galletita de canela. Espolvorea con azúcar.

Tosta de queso y atún

Tuesta una rebanada de pan de molde en la tostadora y úntala con una cucharada de queso fresco. Córtala en cuadraditos y coloca sobre cada uno unas migajas de atún al natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo