Recetas para niños con alimentos congelados

Los productos congelados son una elección cómoda para ofrecer a tu hijo un menú rápido, pero también pueden servir como base para cocinar platos más elaborados. Aquí tienes diferentes propuestas, muy adecuadas para los niños.

Cremas y purés

Ideales para los bebés si los haces con verduras congeladas y pescado o pollo que tengas en el congelador (éstos, obviamente, sin rebozar). El día anterior, saca la porción de pollo o pescado congelado y déjalo en el frigorífico. Para hacer el puré, echa en agua hirviendo las verduras congeladas y, cuando hierva otra vez, la porción de pollo o pescado (sin sal); pela una patata mediana, lávala, trocéala e incorpórala al guiso. Cuando esté tierna, añade un chorro de aceite de oliva y tritura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pescado empanado

Los niños suelen tomar mejor el pescado rebozado congelado que el fresco. Por eso la merluza en forma de varitas empanadas para freír es una buena opción, sobre todo si añades un poco de tomate frito casero para aumentar las vitaminas del plato.

Ensalada templada de arroz y verduras

Una receta pensada para los niños que ya mastican. Los congelados a base de zanahoria, judía verde, guisantes y arroz resultan estupendos para esta etapa porque vienen ya troceados: solamente hay que echarlos a la sartén y rehogarlos durante unos minutos. Después puedes “animarlos” añadiendo unos trocitos de tortilla francesa y aliñar con aceite de oliva.

Nubes de coliflor

Una buena forma de que el niño tome verdura. La coliflor congelada viene ya troceada, por eso es ideal para rebozarla en huevo y harina y freírla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo