Dónde puedes encontrarlo

DÓNDE PUEDES ENCONTRARLO


Cuando empieces a introducir los sólidos en la dieta de tu hijo, el pediatra te dará una guía de los diferentes alimentos que necesita.

Si tienes dudas, coméntaselo. Y, cuando ya coma de todo, seguro que las siguientes recomendaciones te servirán para saber dónde puedes encontrar calcio:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Lácteos: Ya sabes que son la mejor fuente de este mineral, no sólo por su alta concentración de calcio, sino por contener lactosa, un azúcar que ayuda a su absorción. La leche, el queso (sobre todo el curado o el tipo Emmental), los yogures, las cuajadas y la mantequilla son los alimentos con mayor concentración cálcica.
  • Verduras de hoja verde. Sobre todo en las acelgas, espinacas y berros. También en las hortalizas crucíferas, como brécol o coliflor.
  • Huevos y pescados. De estos últimos, las sardinas en lata (con la espina), el besugo, el gallo, el lenguado y el salmón son los que más calcio contienen. Y también se encuentra en el marisco (puedes dárselo a tu hijo desde los 3 años y vigilando que no le provoque alergia).
  • Legumbres. Un plato de 100 g de garbanzos o judías blancas aporta 150 mg de calcio. También hay calcio en la soja, en grano o en bebidas.
  • Frutos secos y algunas frutas. Almendras, higos secos y cacahuetes son los mejores, pero no se los des a tu hijo antes de los 3 años, por si le dan alergia, y desmenúzalos bien cuando empiece a tomarlos para evitar atragantamientos. Hasta entonces, mandarinas y kiwis (éstos a partir de los 18 meses), también ricos en calcio, son una buena opción.
  • Agua. Por lo general, las aguas minerales embotelladas contienen más calcio que las de grifo. Pero, ojo, no debes darle aguas de alta mineralización o con un alto contenido en sodio cuando aún es muy pequeño.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo