Manipulación sana de los alimentos

Es fundamental que sepamos cómo manipular los alimentos que le damos a nuestro hijo, de una forma sana. Te enseñamos cómo hacerlo.

La E. coli es una bacteria que habita en el intestino de los mamíferos sanos y que se puede encontrar en las aguas residuales. Forma parte de la flora intestinal y su misión consiste en ayudar en el proceso de la digestión, en la absorción de nutrientes y en la producción de vitamina B y K.

Es tan común que colonice el tracto gastrointestinal que se considera que a las 48 horas de que un recién nacido tome su primera comida, la bacteria ya está en su organismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No a las bacterias tóxicas

El problema es que a través de la alimentación o por una higiene incorrecta en la manipulación de alimentos, pueden acceder al organismo algunas cepas de esta bacteria que son tóxicas y que generan diarreas muy acusadas y problemas graves.
Para reducir la posibilidad de que alguna de estas cepas llegue a los alimentos de consumo habitual, ten en cuenta esta serie de precauciones y recomendaciones.

Al comprar y almacenar

Antes de adquirir un producto, comprueba su fecha de caducidad, no compres latas abolladas, oxidadas, hinchadas o rezumantes y ten la costumbre de coger los congelados al final de la compra.

Cuando llegues a casa, mete inmediatamente en la nevera o en el congelador los alimentos que precisen frío.

En el frigorífico mantenlos cubiertos, envueltos o en recipientes con tapa. No vuelvas a congelar los productos que fueron descongelados.

Y cuando sobre comida y decidas guardarla, métela pronto en la nevera.

Al cocinar y consumir

En el centro Nutrimedic, especialistas en nutrición, recomiendan lo siguiente:

  • Lavarse bien las manos antes, después y cada vez que se abandone y se vuelva a retomar la tarea de manipular los alimentos.
  • Lavar bien las verduras con agua potable y si se duda de su calidad, añadir unas gotas de lejía alimentaria.
  • Evitar el contacto de los alimentos crudos con los que ya estén cocinados.
  • Asegurarse de que durante el cocinado la temperatura interior del producto supera los 70 ºC durante al menos dos minutos (las carnes no deben soltar jugos).
  • Reducir el tiempo entre el cocinado y el consumo.
  • Los alimentos para consumir deben estar bien fríos o bien calientes, no a medias.
  • Si son de procedencia dudosa, no tomar huevos ni mayonesa casera ni salsas.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo