Platos apetitosos y muy nutritivos para el verano

Prepárale recetas frías o templadas, de las que gustan más a los niños, y que sean plato único. Así, en poco tiempo habrá tomado alimentos variados y necesarios. Aquí te damos ideas:

PURÉS DE COLORES

Prepara una crema de puerros, añade un trozo de pollo, tritúralo todo y pica sobre la mezcla trocitos de calabaza cocida (puede tomar este puré con tropezones cuando comience a masticar). Otra opción es hacer un puré de guisantes y judías verdes 
y picar sobre el mismo un huevo cocido (podrá tomarlo cuando 
se introduzca el huevo en su dieta, alrededor del año).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

BROCHETAS DE POLLO Y TOMATITOS

Elige palitos sin punta para evitar que el niño se pinche. Alterna en cada palito un trocito de pechuga de pollo con medio tomate cherry. Prepara un puré de zanahoria frío, échale unas cucharadas de zumo de naranja, mézclalo y ponlo como salsa. Le gustará coger las brochetas, morder el pollo y el tomate, mojarlas en el puré... Puede tomarlas cuando mastique bien, hacia los 2 años de edad.

ENSALADAS DE PASTA O DE ARROZ

Puedes utilizar como base arroz o pasta cocida (espirales, tornillos, sémola, lacitos). Mézclalo con zanahoria cocida rallada, guisantes cocidos y trocitos de tortilla francesa desmigada (desde 1 año). Si el niño está comenzando a masticar, utiliza mejor sémola. Cuando mastique bien puedes añadir trocitos de pollo o jamón cocido. Hacia los 2 años puedes poner atún en conserva. Alíñala sólo con aceite de oliva, sin vinagre ni sal.

TORTILLAS Y REVUELTOS

Desde el momento en que ya puede tomar huevo (a partir del año) puedes preparárselo en forma de tortilla y de revuelto. Conseguirás un plato único muy nutritivo. Haz tortilla de calabacín cocido (bien machacado con el tenedor) y queso fresco (podrá tomarla desde 1 año); de jamón cocido desmenuzado y guisantes cocidos (desde 1 año); o
de espinacas (a partir de los 2 años).

HAMBURGUESAS CON PASTA

Hamburguesas con pasta.
Haz unas minihamburguesas y acompáñalas con espirales de pasta de colores. No conviene que las acompañes con puré de patata, porque si lo haces frío no suele gustar a los niños y caliente no apetece con el calor. Aliña la pasta con un chorro de aceite de oliva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo