Evita que tu hijo abuse de los dulces

Si le das a elegir entre un quesito o chocolate, tu hijo lo tiene claro. ¿Qué puedes hacer para que no abuse de los dulces y se habitúe a comer sano?

Los alimentos dulces resultan fundamentales para el desarrollo del niño porque le aportan glucosa, una sustancia que el organismo necesita para poder funcionar bien. Cuando ésta viene acompañada de vitaminas y minerales, como en la fruta, el alimento, además de fuerza y vitalidad, proporciona nutrientes básicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, cuando lo que la acompañan son grasas saturadas, como en los bollos, su valor nutricional es nulo o incluso nocivo para la salud. Esto no significa que los niños no deban tomar bollos nunca, pero sí que no deben abusar de ellos.

Consejos muy sanos

Procura inculcar esta idea a tu hijo desde ahora. Para ello debes...
Darle buen ejemplo. Si quieres que tu hijo coma sano, tú también deberás hacerlo. Al ver que todos desayunáis o tomáis fruta entre horas o de postre, él también la querrá. Pero si vosotros preferís comer unos bollos...

No castigar ni premiar con comida. Si tu pequeño asocia los premios con bollos y pasteles y los castigos con frutas y verduras, establecerá una relación insana con la comida, que acabará haciendo mella en su desarrollo.

Dosificarle los bollos y pasteles. Abusar de ellos es malo para los dientes y para el colesterol. Además, estos alimentos aumentan la tendencia a acumular kilos de más y, como sacian mucho, hacen que los niños dejen de comer alimentos básicos para su desarrollo. Por eso hay que inculcarles que son alimentos ocasionales, de los que sólo se toman en días señalados.
Preparar tú postres, en vez de comprarlos hechos siempre. Así llevarán menos aditivos y conservantes.

Díselo con fruta

No hay dulce mejor inventado que la fruta: además de ser muy saludable, tiene colores atractivos, formas curiosas... Si a los niños no les gusta, tal vez sea porque no se la “vendemos” bien. Para incluirla en la dieta del tuyo sin tener que luchar con él...

  • Llévale a la frutería contigo y cómprale la que más le apetezca.
  • Prepárasela de formas diferentes para que no se aburra de ella.
  • Implícale en su preparación. Enséñale a pelar el plátano y la mandarina, pregúntale cuántas uvas quiere... Comprobarás que puedes satisfacer las ganas de comer dulce que tiene tu hijo a la vez que cuidas su salud.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo