Consejos para comer mejor

Si quieres enseñar a tu hijo a comer bien, presta atención a lo que nos aconsejan las autoridades sanitarias: para tener una dieta equilibrada, los españoles tenemos que comer más cereales, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos y aceite de oliva. Y tomar menos azúcares, carnes grasas, embutidos y bollería.

Según la primera Encuesta Nacional de Ingesta Dietética en España, presentada el 3 de marzo de 2011 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en nuestro país nos estamos alejando de la dieta mediterránea y decantándonos por una dieta mucho menos sana. Con ello damos un pésimo ejemplo a los niños, ya que a la larga les transmitimos nuestras costumbres alimentarias, lo que puede acabar provocándoles obesidad y otros problemas serio de salud. Toma nota de lo que nos aconsejan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hay que tomar más de lo bueno

- Hidratos de carbono: Tomamos 3,3 raciones per cápita, frente a las 4 a 6 recomendadas. Alimentos que los contienen son: cereales integrales, patatas, arroz, pan, pasta, harinas, cereales de desayuno, algunas galletas..

- Fruta: Comemos menos de tres piezas al día, que es la cantidad mínima recomendada. Y el 62% de la población no la consume fruta a diario.

- Pescado: Tomamos suficiente, 3,8 raciones por semana (la frecuencia recomendada está entre 3 y 4).

- Hortalizas: Tomamos 1,5 raciones al día de verdura (lechugas, tomate, zanahoria, coliflor, puerros, etc.) y deberíamos tomar 2 raciones. Sólo 43% la consume a diario. La población de más edad toma más hortalizas (208,4 g/día) que la gente más joven (185 g/día).

- Legumbres: Según la encuesta, tomamos 1,8 raciones a la semana, cuando lo recomendable es consumir semanalmente dos o más raciones (5% de la población no consume legumbres).

Recomendaciones para mejorar

-Aumentar el consumo de cereales, frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos.

-Disminuir el consumo de los azúcares, para evitar el sobrepeso, la obesidad y la caries dental.

-Moderar el consumo de carnes grasas, embutidos y bollería, para tomar menos grasas saturadas y reducir el nivel de colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

-Mantener una adecuada hidratación mediante el consumo de agua, infusiones, zumos de fruta, caldos, etc.

-Practicar a diario ejercicio físico moderado y ajustar la ingesta de alimentos al nivel de actividad habitual.

En definitiva, seguir la dieta mediterránea, tan rica, variada y saludable. Y tan nuestra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo