Quedarse a comer en la guardería o en el colegio

¿Te estás planteando el dejar a tu hijo a comer en la guardería o en el colegio y no sabes si es una buena idea o no? Lo pensamos contigo.

Seguro que uno de los motivos por los que te estás planteando inscribir a tu hijo en el comedor de la escuela es por la falta de tiempo del que dispones. Y es que muchas veces resulta casi imposible cruzar la ciudad, llegar a casa, ponerle la comida, darle de comer y volver a llevarle al cole. Y todo ello procurando no atosigarle e intentando que lo que coma le siente bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En este caso, si vives lejos del colegio, es indiscutible que lo mejor es que tu hijo se quede a comer en el centro. Así, además, evitarás que corte el ritmo y luego le cueste más incorporarse a clase.

ALLÍ APRENDERÁ A COMER DE TODO

Otro motivo que puede hacer que te plantees esta posibilidad es que tu hijo sea mal comedor. No lo dudes: comer en el cole le vendrá bien por varios motivos:

    • Es seguro que entrará en una competitividad con sus amigos para terminar antes. Esto también es bueno, porque le habituará a comer en un tiempo razonable.
      • La persona responsable del comedor no estará tan pendiente como tú de que se lo coma todo, pero al sentirse menos presionado, empezará a desarrollar su iniciativa y pronto comerá mejor.
        • También aprenderá a manejar los cubiertos como es debido, con lo que adquirirá una mayor autonomía.

          Y a todo ello hay que añadir que compartir la comida con sus compañeros, en un ambiente distinto a la clase, es una oportunidad única de pasarlo bien y de establecer relaciones más íntimas con ellos.

          UN MENÚ CON TODAS LAS GARANTÍAS

          Si te inquieta que el menú de la guardería o del colegio no sea sano y equilibrado, despreocúpate. Tanto si se elabora en la cocina del centro como si es una contrata quien lo sirve, siempre está supervisado por especialistas, que tienen muy en cuenta las necesidades nutricionales de los pequeños en función de su edad.

          En cualquier caso, siempre son menús completos, variados, equilibrados y muy sanos, ya que se preparan con productos de temporada y evitando el exceso de sal y especias. Además, el Ministerio de Educación exige a las Comunidades Autónomas que extremen las normas de higiene y sanidad en los comedores escolares, y en consecuencia, todas las Consejerías de Sanidad realizan controles periódicos tomando muestras alimenticias y supervisando rigurosamente que la elaboración y el transporte cumplan las estrictas normas higiénicas exigidas por ley.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          Por último, para que puedas hacer un seguimiento de lo que come tu hijo y te resulte más fácil programar el resto de sus comidas, sin repetir ingredientes e incidiendo en los nutrientes que hayan sido más escasos en el almuerzo, cada mes te darán una lista con los menús diarios.

          Algunas madres ni se lo plantean, porque les gusta cocinar y lo hacen también para el resto de la familia. Pero ahora que ya sabes que comer en el colegio también tiene sus ventajas, podrás tomar la decisión más adecuada. Seguro que aciertas.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo