Recetas de cuento

Es un día especial y quieres preparar una comida divertida para tu hijo? Anímate a buscar ideas en los cuentos de siempre.

Quién no ha dado de comer a un niño contándole un cuento? Conseguir que la comida sea un momento ameno del que nuestros hijos disfruten es algo que nos proponemos todos los padres.

Y los relatos infantiles, además de entretener, son eficaces instrumentos para enseñar y transmitir al pequeño, en un lenguaje que entiende con facilidad, mensajes como la importancia de alimentarse de modo saludable para crecer bien o el placer de compartir mesa con la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora, además, te proponemos que dediques tiempo y hagas partícipes a tus hijos de la preparación de apetitosas recetas de una manera divertida, a través de la lectura de cuentos.

Y es que tanto en la literatura infantil clásica como en la actual existen infinidad de historias en las que buscar inspiración para elaborar exquisitos platos o para presentarlos de una manera más atractiva.

Porque... ¿imaginas la cara que pondría tu hijo si, en el momento cumbre del cuento de Hansel y Gretel, apareciera ante él una tarta con forma de casita de chocolate?

Si te animas a hacerlo, lee las recetas que te ofrecemos. Gracias a ellas tu hijo disfrutará de ricos alimentos, desarrollará su imaginación y empezará a conocer dos placeres indiscutibles: comer y leer. Para terminar, sólo decir aquello de: “Con esto y un bizcocho... ¡hasta mañana a las ocho!”.

La gallina de los huevos de oro: un aperitivo original y divertido

Seguro que recuerdas el cuento del granjero que descubrió que una de sus gallinas ponía huevos de oro. Pues aprovecha la idea para preparar
un plato muy socorrido que se puede utilizar tanto para merendar como para cenar y que encanta a los niños.

Elaboración: Bate 3 huevos, echa una pizca de sal y añade puré de patata y queso rallado hasta que quede una masa consistente. Amasa bolitas, rebózalas en pan rallado, fríelas y ponlas sobre papel absorbente para eliminar así el exceso de aceite. Tendrás unos riquísimos huevos dorados.

Recuerda: Los huevos contienen proteínas de alto valor biológico, vitaminas (sobre todo A, D, E y algunas del grupo B) y minerales como hierro, fósforo y yodo. Por cada 100 g aportan unas 145 Kcal. Solamente un apunte: ten en cuenta que los niños no pueden tomar huevo entero (la clara
y la yema) antes de los 12 o 13 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo