Los cereales más recomendados para los niños

Ahora que ya sabes que los cereales son alimentos muy necesarios en la infancia, para elegir los más adecuados para tu hijo ten en cuenta su edad, sus necesidades y lo que le aporta cada uno.

Arroz

Es uno de los primeros que se introduce en la dieta del bebé, porque no contiene gluten y es muy digestivo.

  • ¿Qué aporta? Es rico en hidratos de carbono (almidón), minerales y vitamina B. Actúa de forma eficaz en casos de diarrea y resulta perfecto para hacer frente a los problemas gastrointestinales que pueda sufrir el niño.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • ¿Cómo dárselo? Puede prepararse de mil maneras, bien como plato principal (paellas, arroces, con legumbres, en ensalada), bien como guarnición o de postre (con leche).A pesar de que se consume casi siempre en forma de grano, existen otras opciones: en harina, sémola para las primeras sopas infantiles, copos inflados, galletas...

      Maíz

      También es ideal para las primeras papillas, al no tener gluten y resultar muy suave y digestivo.

      • ¿Qué aporta? Carbohidratos, vitaminas B (B1, B3 y B9) y carotenos (perfecto para el verano). Es diurético, relaja el intestino y calma el nerviosismo.
        • ¿Cómo dárselo? En papilla de harina fina (también para espesar salsas), en copos de desayuno, cocido (mazorca o granos en las ensaladas) y en sémola (polenta). Las papillas tienen una textura suave y un sabor dulce.

          Trigo

          Es el cereal base en los productos de horno y bollería (pan, galletas, pasteles...) y el que más consumimos.

          • ¿Qué aporta? Vitaminas B y E. Previene el estreñimiento (por la fibra) y aporta mucha energía de larga duración.
            • ¿Cómo dárselo? En papilla, en panes, galletas, en harina para rebozados y salsas, en copos de desayuno, en la masa de pizzas caseras, en sémola y en grano cocido.

              Cebada

              Un cereal con gluten muy semejante al trigo, con gran poder nutritivo y remineralizante.

              • ¿Qué aporta? Es muy nutritiva, rica en vitaminas B y E, y en fósforo, magnesio y potasio. Es diurética, depurativa, ligeramente laxante, excelente para el sistema nervioso, ayuda al crecimiento infantil en casos de falta de apetitoy contribuye al desarrollo muscular y mental.
                • ¿Cómo dársela? En harina, en copos, en panes de cereal, en grano entero hervido y como malta (cebada fermentada, que sustituye al café pero que pueden tomar los niños).
                  Publicidad - Sigue leyendo debajo

                  Avena

                  Es el cereal más energético y calórico (aporta 335 cal por cada 100 gramos), razón por la que resulta estupendo durante el invierno.

                  • ¿Qué aporta? Gran cantidad de vitamina By minerales como magnesio, fósforo y calcio. Tiene efecto laxante (buena para estreñidos), es diurética, posee cualidades tonificantes y relajantes y mejora la fatiga. Recomendable en invierno por su aporte energético y en niños con mucha actividad o algo apáticos.
                    • ¿Cómo dársela? En papillas infantiles, en copos de desayuno, en panes con mezcla de cereales, en barritas... O en sopas y purés (hirviendo los granos junto con las verduras, añadiéndolos 10 minutos antes de que termine la cocción). Y se puede preparar como leche de avena (o comprarla en tiendas de dietética), que es muy nutritiva y gustosa para los niños.

                      Mijo

                      Cereal de grano muy pequeño procedente del África Central, es una alternativa al arroz o a la pasta. Al no contener gluten también es apto para las primeras papillas infantiles.

                      • ¿Qué aporta? Vitaminas A y B (triplica en B1, B2 y B9 a otros cereales) y, sobre todo, hierro, fósforo y magnesio. Por ello es ideal para fortalecer la piel, el cabello, las uñas

                        o los dientes y en casos de debilidad, anemia o decaimiento. Además, es muy digestivo.

                        • ¿Cómo dárselo? En grano entero, peladoy hervido 15 minutos, para preparar papillas, sopas o rellenos en croquetas. Y también en barritas y en panes de varios cereales.
                          Publicidad - Sigue leyendo debajo