¡Qué divertido es comer verdura!

Investigadores nos dan la clave para lograr que nuestros hijos coman más fruta y verdura.

Se acabaron las interminables luchas para que nuestros hijos tomen más fruta y verdura. Dile adiós a las rabietas producidas por culpa de la coliflor, los guisantes o las naranjas. Ya no volverán a protestar cuando encuentren estos alimentos en sus platos. Investigadores han encontrado, para alegría de muchos de nosotros, el secreto para que los más pequeños de la casa coman sin rechistar fruta y verdura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según nuevas investigaciones realizadas por la Universidad de Mahidol de Bangkok (Tailandia) y publicadas en el último número de Nutrition&Dietetics, el secreto consiste en descubrirles a nuestros hijos el lado más divertido de estos alimentos.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos sometieron a 26 niños de un jardín de infancia a un programa que duró 8 semanas. Dicho experimento consistió en someterles varias actividades:

  • ver dibujos animados en los que fomenten comer verduras, como por ejemplo Popeye.
    • convertirles en pinches de cocina para adentrarles en el fascinante mundo de la cocina.
      • plantar semillas con ellos para enseñarles de dónde vienen las frutas y verduras que encuentran en sus platos.
        • hacer juegos de sabores y texturas.
          • comer con ellos.

            Los científicos registraron el numero de frutas y verduras que comía cada niño antes y después del programa y observaron lo siguiente. Tras someterse a estas 8 semanas en las que se les enseño el lado más agradable y divertido de estos alimentos, los niños mejoraron su dieta, multiplicando incluso su consumo de verduras por dos. En cuanto a la ingesta de fruta, esta no varió mucho, ya que antes del experimento los niños ya tomaban una cantidad más elevada.

            De igual modo, los investigadores vieron que cocinar con los más pequeños de la casa no sólo les ayuda a comer mejor, sino que también les ayuda a aprender los nombres y colores de los alimentos mientras desarrollan su coordinación.

            Las conclusiones de esta investigación señalan por lo tanto la importancia de la implicación de padres y educadores a la hora de ayudar a los niños a tener buenos hábitos alimentarios. Lograr esto es fundamental ya que, como explica la Universidad de Mahidol: "Los hábitos alimenticios que se adquieren en la infancia más temprana se mantienen durante el resto de la niñez y la edad adulta".

            Publicidad - Sigue leyendo debajo

            Algo muy importante teniendo en cuenta que en nuestro país, según un estudio efectuado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), sólo un de cada cinco niños llega a tomar al día los 400 gramos de fruta o verdura aconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

            Publicidad - Sigue leyendo debajo