Qué ración de carne debes darle

A tu hijo le gustarála carne si, además de aplicar los trucos que te sugerimos en el texto, se la preparas de diferentes maneras para que no se aburra de comerla siempre igual.

Que no le falte de nada

Entre los 18 meses y los 3 años, lo ideal es que los niños tomen raciones de unos 50 gramos de carne, en días alternos con el pescado.

Y entre los 3 y los 5 años, raciones de unos 80 o 100 gramos, también en días alternos con el pescado.

Ya ves que son colaciones escasas, pero si después de intentar todo lo que te hemos sugerido en este reportaje, tu hijo sigue sin aceptar la carne, no te obsesiones: si le proporcionas una dieta completa y variada, siempre bajo la supervisión de su pediatra, tanto las proteínas como el hierro y la vitamina B que le aporta la carne puede recibirlos de esos otros alimentos que sí acepta bien, y así no sufrirá carencias nutricionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Obtendrá las proteínas animales de la leche y los derivados lácteos, del huevo y del pescado.

El hierro, de la leche de crecimiento (si la toma), del pescado y de las legumbres (procura que después de comer lentejas, garbanzos y judías, se tome de postre un zumo de naranja o una mandarina, porque la vitamina C favorece la absorción del hierro).

Y la vitamina B se la proporcionará la yema de huevo, el pescado y los cereales.

Otra alternativa puede ser el jamón, ya que algunos pequeños que se niegan a tomar carne lo aceptan estupendamente.

El de York, que tiene que ser de muy buena calidad para que no contenga demasiados conservantes y grasas saturadas (si no, es mejor darle jamón dulce o de pavo), lo puede tomar desde los 8 meses, picadito para que lo coja él con los dedos, y una vez que sepa masticar bien, en lonchas transparentes preparadas de formas distintas: untadas con queso, enrolladas y enfriadas en la nevera; envolviendo espárragos y cubiertas de besamel para gratinarlas al horno...

El jamón serrano podrá tomarlo desde los 10 u 11 meses (muy picadito, para que no se atragante) y más adelante le encantará si se lo das sobre una rebanada fina de pan tostado untada con salsa de tomate casera.

En cualquier caso, aunque al sustituir la carne por otros productos la dieta de tu hijo puede seguir siendo completa y equilibrada, no cabe duda de que éste es un alimento muy nutritivo, que aportará energía y fuerza a tu pequeño durante su crecimiento.

Sugerencias para que se chupe los dedos

Te damos unas ideas:

  • Empanándola con pan rallado y una cucharadita de levadura de cerveza.
    • Troceada y aderezadacon salsa de tomate casera o con una besamel clarita.
      • Rebozada con huevoy perejil muy picado.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        • Partida en trocitosy rehogada con un chorro de aceite de oliva (0,4º) y unas ramitas de tomillo.
          • Desmenuzada y mezclada con su puré habitual.
            • En guisos y estofados(al principio, sólo el caldo).
              • Picada, como rellenode la pasta (canelones), de la masa (empanadillas) o de los nidos de hojaldre.
                • Ensartada en brochetas.
                  • Picada y revuelta con arroz blanco, macarroneso espaguetis.

                    Si a pesar de prepararle estos platos tan apetitosos, tu hijo sigue rechazando la carne, ofrécesela camuflada entre otros alimentos que sí le gustan. Dásela en tortilla, como un ingrediente más de la pizza, en crema adornada con picatostes...

                    Publicidad - Sigue leyendo debajo