Aficiona a tu hijo a las espinacas

Las espinacas tienen mala fama y son el plato favorito de muy pocas personas; sin embargo, son un alimento riquísimo para tu hijo. Te contamos todo sobre esta verdura.

Hace mil años las espinacas llegaron a Europa, a través de las invasiones árabes. Alrededor del siglo XI, los musulmanes introdujeron en la dieta medieval de la Península Ibérica esta verdura. Las espinacas fueron tan bien aceptadas que el los siglos XVI y XVII.

Desde entonces su expansión ha sido imparable y constituye hoy un alimento muy recurrente en nuestra alimentación. Además se cultiva en la mayoría de los países del planeta, aunque los mayores exportadores son Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos, Holanda y Japón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gracias a sus propiedades nutritivas y a su aporte de energía (no nos olvidemos de Popeye) las espinacas constituyen un rico aporte nutricional para tu hijo.

PROPIEDADES

Además de ser ricas en vitamina A, vitamina C, potasio y calcio, de fortalecer el sistema inmunológico y de favorecer la formación de los huesos y los dientes (aunque no tienen tanto hierro como se cree), las espinacas previenen la sequedad ocular, favoreciendo el buen estado de la vista.

Así que ya tienes otro motivo para dárselas a tu hijo (a partir de los 12 meses), sobre todo si es propenso a que se le irriten los ojos. También le vendrán estupendamente si padece estreñimiento, por su contenido en fibra. O si está convaleciente de alguna de las enfermedades propias del invierno, por su acción estimulante y reguladora.

CUÁLES COMPRAR

Antes de adquirir unas espinacas fresas, comprueba que el color de las hojas es verde oscuro, brillante y uniforme. Si presentan manchas rojizas o amarillentas, recházalas y compra espinacas congeladas.

CÓMO COCINARLAS

¿A tu hijo no le gustan demasiado? Prueba a dárselas con besamel, en croquetas, rehogadas con cebolla y piñones, en salsa, fritas con gambas o como relleno de los crepes, las empanadillas, la lasaña y los canelones. Le encantarán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo