Apuntes sobre las conservas para niños

Aprende a comprar siempre las mejores y cómo le gustan a tus hijos.

  • Los niños no suelen rechazar la fruta en conserva, porque está más dulzona y menos fibrosa que la fresca (a partir de los 5 meses).

    Al natural favorece la digestión y en almíbar refuerza las comidas.

    • Sabrás que el paté que has comprado es de buena calidadsi al abrirlo ves una capita de grasa por los lados, que evita el contacto directo del producto con el envase.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Puedes dárselo al niño desde los 18 meses.

      • El caldo de los tarros de verduras cocidas (a partir de los 5 meses) es muy rico en vitaminas y sales minerales.

        Mézclalo con las verduras y haz a tu hijo un puré o una salsa.

        • También puedes usarlo para cocer arroz o pasta.Las legumbres enlatadas suelen ser demasiado grasas y sabrosas para los niños.

          Para que al tuyo le gusten más y no le produzcan molestias digestivas, es mejor que se las prepares rebajadas con agua (desde los 18 meses).

          • El jamón de York enlatado tiene tantas proteínas como la carne, pero está más jugoso y blandito que ésta, por lo que los niños pueden masticarlo y tragarlo mejor, sin hacer bola (dáseloal tuyo desde los 7 u 8 meses).
            • Las salchichas en conservason de calidad si presentan un aspecto uniforme.

              Compra siempre las mejores

              Las conservas pueden ofrecerte múltiples ventajas, siempre que a la hora de adquirirlas tengas en cuenta ciertas consideraciones:

              • Comprueba que son de una firma de confianza. Ésta será la mejor garantía de que cumplen todas las normas de calidad. Generalmente, tratándose de este tipo de alimentos, la relación calidad-precio coincide.
                • Fíjate también en que la etiqueta especifica todos los ingredientescon los que se han elaborado las conservas, los aditivos que llevan y la manera de preparación, así como la fecha de caducidad.
                  • La calidad de las conservas también depende del embalaje:desecha las latas abombadas y las aplastadas (no han sido transportadas y almacenadas adecuadamente y pueden producir botulismo), así como los frascos de vidrio que no estén llenos de jugo hasta arriba. Un truco: si la etiqueta o la tapadera te impiden ver hasta dónde llega el jugo, da la vuelta al frasco. Así te cerciorarás de si está o no a falta de caldo.

                    Salvo que a tu hijo le gusten calientes, dáselas del tiempo (a partir de los 7 meses). Así mantendrán mejor todos sus nutrientes.

                    • Tu hijo no debe tomar conservas de pescado hasta los 18 meses.
                      Publicidad - Sigue leyendo debajo