Sopa para tu hijjo

La sopa es muy querida entre los más pequeños, les encanta y a tí puede servirte para alimentarles muy bien.

Dásela, siempre y cuando tu hijo tenga más de 10 meses. A esta edad puede tomarla de fideos, de tapioca, de tomate... Y una vez que ya mastique, échale tropezones diminutos

de huevo, carne, pescado o pasta, para convertirla en un plato más completo. La sopa es muy digestiva y aporta hidratos de carbono, proteínas y sales minerales, pero para adaptarla aun más

Publicidad - Sigue leyendo debajo

a las necesidades de tu hijo, recuerda estos consejos:

  • Procura prepararla con caldo casero.

    Ahora bien, si andas escasa de tiempo, puedes usar caldo envasado, siempre que no tenga conservantes ni colorantes. Prescindede los “cubitos” concentrados y de las sopas de sobre, salvo que sean específicas para los niños (tienen demasiada sal).

    • Házsela más bien espesa, para que no se llene el estómago de líquido.
    • Dásela templadita, ni fría ni demasiado caliente.

      Así le sentará mucho mejor.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo