Mi hijo come menos en verano

¿En verano tu hijo come menos?¿Bebe nos agua? Si es tu caso, no te agobies. Es normal que el calor afecte al apetito de tu hijo. Te explicamos cuáles son las causas y cómo solucionarlo

Si tu hijo come menos durante los meses de verano, no te preocupes, es algo normal. Al igual que los adultos, los peques pierden apetito con la llegada del calor.

LA CAUSA

Durante el verano, el organismo no requiere alimentos demasiado calóricos, porque la lucha contra el calor apenas requiere gasto de energía, al revés que la lucha contra el frío.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LA SOLUCIÓN

Para que los niños no se deshidraten y estén bien nutridos, aunque no coman mucho, debemos ofrecerles a menudo agua, zumos, helados y batidos caseros (sin azúcar), horchata y alimentos frescos como ensaladas, frutas, verduras, flanes de verdura y pescado, pizzas hechas en casa...

Y UNA CURIOSIDAD

Todos los niños, a pesar de comer menos, pegan un buen estirón en las vacaciones estivales. ¿Cómo es posible? Esto se debe a que la exposición a la luz solar y al aire puro, el ejercicio físico, la tranquilidad de no tener que madrugar ni asistir al colegio y el roce continuo con la familia y los amigos también les alimentan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo