Anima a tu hijo a tomar fruta

La fruta es la mejor fuente natural de vitamina C. Nos ayuda en el funcionamiento del organismo, refuerza el sistema inmunitario e incrementa la asimilación del hierro, el calcio...

Plátano

Es una de las frutas de mayor valor calórico, por su contenido en hidratos de carbono. Rico en sales minerales y vitaminas, ejerce una función principalmente reguladora.

  • Pela un plátano, espolvoréalo con azúcar y mételo en el microondas un minuto, hasta que el azúcar se funda.
  • Trocea un plátano y baña cada pedacito en chocolate fundido. Los convertirás en bombones.
  • El batido de plátano con leche es tan completo que puede sustituir la cena de un niño inapetente.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Pera

    Rica en sales minerales, vitaminas y pectina, ayuda a evitar las digestiones pesadas. Es una buena fuente de fibra soluble, que no sólo actúa como reguladora de la función intestinal, sino que además contribuye a eliminar el colesterol. Bien madura, sin piel ni corazón y cortada en tiras, es uno de los primeros alimentos que se pueden dar al niño para que empiece a masticar.

    • Pela una pera, espolvoréala con azúcar y pásala por la sartén hasta que se dore.
    • Pelada, cortada en cuadraditos y mezclada con un yogur natural ligeramente azucarado es un manjar.

      Piña

      Rica en vitaminas y sales minerales, es diurética, desintoxicante y laxante. La fruta fresca es un excelente protector para el corazón y posee un alto contenido en bromelina, una enzima que facilita la digestión.

      • Parte una rodaja de piña en cuadraditos y pincha cada uno junto con un trocito de palo de cangrejo.
      • Sírvelos solos o bañados con yogur.
      • La piña servida con unas lonchas de jamón serrano, como el melón, constituye un nutritivo primer plato, muy veraniego.

        Naranja

        Rica en sales minerales y en varias vitaminas, sobre todo en vitamina C. Tiene propiedades depurativas, laxantes y desinfectantes y ayuda a combatir las enfermedades infecciosas y los estados febriles.

        • Haz un zumo con 2 naranjas. Corta las cáscaras en juliana muy fina, cuécelas en agua, escúrrelas y añádelas al zumo. Pon éste al fuego hasta que hierva y agrega un poco de azúcar. El jarabe obtenido resulta exquisito para acompañar la carne.
        • Pela una naranja, separa los gajos y pártelos en trocitos. Revuelve éstos con almíbar y antes de servir, adórnalos con virutas de chocolate.

          Sandía

          Pobre en grasas y proteínas, su valor nutricional se centra en el aporte de sales minerales y vitaminas. Acuosa y muy dulce, es diurética y laxante.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          • Tritura un trozo de sandía con azúcar y cuece el puré obtenido hasta formar un almíbar. Añade medio vaso de zumo de naranja, vierte la mezcla en un recipiente y métela en el congelador. Antes de que se congele, remueve bien y sirve con rodajitas de limón.

            Uvas

            Muy dulces, de exquisito sabor y ricas en vitaminas A, B1, B2 y C y en azúcares de fácil asimilación. Son depurativas, favorecen la circulación, tienen propiedades antiinflamatorias y mejoran las dolencias estomacales. Proporcionan energía inmediata, por lo que es recomendable dárselas a los niños cuando han hecho mucho ejercicio físico.

            • Ofréceselas a tu hijo peladas y sin pipas, acompañadas con unos trocitos de queso manchego suave.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo